La radioterapia en el cáncer de próstata 5/5 (6)

Si a usted o a un familiar le han diagnosticado un cáncer de próstata localizado es muy posible que le hayan hablado, o no, de que una de las opciones terapéuticas es la radioterapia externa. En esta entrada a mi blog voy a explicar paso a paso cómo se realiza este proceso y cuáles son sus beneficios y riesgos para que pueda así el paciente elegir aquella opción que se ajuste mejor a sus necesidades.

La primera visita:

En esta visita el oncólogo radioterapeuta valorará en primer lugar la indicación (o la necesidad) del tratamiento. Tendrá en cuenta la edad del paciente, sus enfermedades previas, su estado general e incluso su situación personal. Según los factores de riesgo que presente su tumor en concreto, puede que le indique iniciar antes un tratamiento hormonal con el doble objetivo de dismunuir el tamaño prostático y el volumen de carga tumoral. Si tras esta valoración inicial se le indica hacer radioterapia su médico hará la prescripción de dosis correspondiente y se le emplazará al siguiente paso: la simulación.

La Simulación:

Constituye el primer proceso previo al tratamiento con radiaciones propiamente dicho. En la primera visita se le darán unas instrucciones para ir convenientemente preparado en caso de que se le vaya a administrar un contraste vía oral. La simulación consiste en hacer una TAC-simulación en las mismas condiciones de posición anatómica en la que vaya a ser tratado. La máquina difiere levemente de una TAC de radiología en que la mesa es plana, suele estar indexada (tiene marcadas unas coordenadas) y que el arco es de diámetro algo más ancho. Sobre la mesa se colocarán los sistemas de inmovilización que más se ajusten a su anatomía. Se le colocará sobre la mesa con dichos sistemas y se procederá colocarle de forma alineada y lo más estable posible. Por fuera, la TAC dispone de unos láseres externos que se utilizan para marcar unas coordenadas sobre la piel que una vez finalizada la exploración le pintarán sobre ella o tatuarán en forma de pequeños puntos casi imperceptibles. Este procedimiento puede durar de 20 a 30 minutos, debe permanecer lo más quieto y relajado posible para que luego pueda reproducirse el tratamiento. Recomendamos que lleve ropa cómoda y fácil de quitar. Una vez finalizada la exploración, las imágenes realizadas se enviarán a planificación.

La Planificación:

Este es un proceso personalizado de diseño de su tratamiento. Aquí el radioncólogo procederá a contornear en un planificador (ordenador específico para diseñar los haces de tratamiento y hacer los pertinentes cálculos de dosis de radiación) tanto los llamados órganos críticos (órganos sanos que nos interesa reciban no más de una determinada dosis para no dañarlos: intestino delgado, vejiga, recto, cabezas femorales, etc) como los tejidos u órganos diana de cada caso (donde si nos interesa que se reciba una dosis tumoricida según cada caso: próstata, vesículas seminales o ganglios pélvicos). A partir de aquí los encargados de hacer la mejor planificación posible serán los técnicos dosimetristas y los radiofísicos. Ellos deberán velar por que nuestra prescripción de dosis se ajuste de la mejor manera posible. Luego el radioncólogo debe supervisar junto con el radiofísico de que todo esté en orden y dará su visto bueno, o no, al tratamiento. Una vez acordado el plan, se validará y ya estará listo para comenzar el tratamiento.

El Tratamiento:

El primer día de tratamiento será un poco más largo que el resto de sesiones, pues estará presente el médico para ratificar que lo planificado se ajusta a la realidad. Se realizarán pruebas de imagen para verificarlo. Si hay alguna pequeña variación se ajustará ese día y se irá comprobando su estabilidad a lo largo de todo el tratamiento. Es también importante para facilitar el trabajo a todos que venga con ropa cómoda y fácil de quitar y esté en la mesa de tratamiento quieto y relajado como en la simulación. Notará como los técnicos de radioterapia le movilizan y hacen pequeños desplazamientos con la mesa. Ayudados por láseres y por los puntos de tatuaje conseguirán reproducir la postura es la que se encontraba cuando le simularon. Es importante que el paciente se deje hacer y no se mueva, pues así facilita el trabajo a los técnicos y encontrarán en menos tiempo la postura adecuada. Si todo lo verificado está bien seguirá con sus sesiones programadas y prosequirá su tratamiento normalmente.

Visitas durante el tratamiento:

Durante el tratamiento su radioncólogo le visitará semanalmente para ver su tolerancia. En esta visita deberá indicar cuanquier síntoma especialmente si es relacionado con su hábito deposicional y miccional. Si aparece algún problema de toxicidad derivada de la radioterapia, el médico valorará si es necesario o no recibir algún consejo o tratamiento médico. La piel debe mantenerse limpia e hidratada, pero no debe aplicarse ninguna crema antes de las dos horas previas a la radioterapia. 

Fin de tratamiento:

Su médico valorará su tolerancia al tratamiento y le dirá la conducta a seguir en relación a consejos médicos y prescripciones médicas. Le proporcionará un informe con todos los datos del tratamiento aplicado y le emplazará a un seguimiento médico con los análisis o pruebas complementarias que considere oportunas.

Seguimiento:

Durante las visitas sucesivas su radioncólogo valorará tanto el estado de la enfermedad como la toxicidad a medio y largo plazo de la radioterapia. También le indicará si debe o no seguir y hasta cuándo el tratamiento hormonal en el caso que lo hubiese necesitado. Las complicaciones aunque son infrecuentes pueden surgir. Las más importantes son la enteritis, la cistitis y la rectitis rádica. Si surge alguna de estas complicaciones tardías buscará un tratamiento adecuado. Si surgiera una recaída de su enfermedad, el radioncólogo es posible que le haga un seguimiento más estrecho y le indique la conducta a seguir. Aunque este hecho no se produce de forma frecuente en el cáncer de próstata localizado no deja de ser importante que sea visitado con la perioricidad que su médico le indique.Les dejo con un video explicativo realizado por el grupo IMO sobre todas las técnicas de radioterapia externa y braquiterapia (de la que no he hablado en este capítulo para no extenderme) disponibles hoy día para el cáncer de próstata.

Por favor, valora el artículo

21 respuestas a «La radioterapia en el cáncer de próstata»

      1. La radioterapia sólo actúa sobre el paciente al que se le aplica la radiación y él no se vuelve radiactivo por ese motivo, por lo que puede estar con niños y embarazadas sin problemas. Únicamente si recibe un tratamiento con implantes de braquiterapia permanente o iodo radiactivo hay que tomar unas temporales medidas de protección que su médico le indicará. Más información en este post https://www.radioncologa.com/2014/02/doctora-puedo-estar-con-ninos-y-embarazadas/. Un saludo.

  1. Buenas tardes.
    Durante el tratamiento, por radioterápia, del cáncer de próstata, puedo comer calamares – sepia y marisco a la plancha???
    Muchas gracias

  2. hola,
    En septiembre del año pasado, le diagnosticaron a mi pareja un cancer de próstata., con un psa de 56. estadio T3b y con un Gleason de 4+3 Le realizaron biopsia, tac, gammagrafía ósea y resonancia magnética y no detectaron metastasis. El 25 de enero por fin le operaron, así que ahora esta con el postoperatorio. En la operación le extirparon las próstata, las vesículas seminales y parte de los ganglios linfáticos ya que detectaron unos módulos de 3mm y otro de 2mm.
    En la ultima visita al urólogo donde le dieron estos resultados , le comento que el siguiente paso es realizar dentro de un mes prueba del psa , pero lo que es seguro que habrá radioterapia y dos años de hormonoterapia. Quisiera saber que probabilidades hay que el cancer se haya extendido mas allá de los ganglios linfáticos, que calidad de vida tendrá durante todo el tratamiento . ¿Es efectivo la hormonoterapia? ¿que efectos secundarios produce?. ¿hay perspectivas de curación? ¿Podrá realizar una vida normal mientras sigue el tratamiento? y esta pregunta no se si corresponde, pero ¿como puedo superar esta angustia?
    Muchas gracias

    1. Estimada Elena: Ante todo ten en cuenta que estás en un blog, no en una consulta médica por lo que la información que te voy a proporcionar es de índole general. Todo tratamiento, sea cirugía, radioterapia u hormonoterapia tienen riesgo de efectos secundarios. La cirugía causa impotencia e incontinencia urinaria en un buen puñado de casos, la radioterapia puede causar cistitis o rectitis y la hormonoterapia produce síntomas de deprivación de los andrógenos: sofocos, sudoración, aumento de peso, osteoporosis, problemas cardiovasculares. Le han indicado realizar tratamientos complementarios para evitar la recaida local y a distancia. Puede en este caso controlarse la enfermedad con los tratamientos. La calidad de vida irá en función de su estado de salud general, de sus cuidados y de cómo vaya tolerando los tratamientos (a priori no hay forma de saberlo). Siendo tan joven y si no hay otras enfermedades relevantes, cabe esperar que se encontrará relativamente bien. Para superar tu angustia te recomiendo que le apoyes, que estés a su lado y por supuesto busca tus espacios de respiro y sosiego pues para cuidar hay que primero cuidarse. No pienses tanto en lo que pasará y piensa más paso a paso en el momento. Espero haber respondido a tus cuestiones. Un abrazo.

  3. Buenas disculpe, pregunto algo, mi papá se estaba haciendo las sesiones de radioterapia para el cáncer de próstata, pero lamentablemente tuvo una infección generalizada y especialmente en las vías urinarias y le tocó suspender las sesiones por más de un mes. Actualmente está bien, y todavía tiene los tres puntos tatuados de las coordenadas de la terapia. Pregunto: ¿se debe hacer de nuevo la simulación o simplemente ya le hacen la planificación y luego la terapia? Gracias.

    1. Estimado Reiners: Con el tiempo transcurrido que me comenta es posible que haya al menos que resimularle para ver cuánto o no ha cambiado su anatomía. En el caso de que haya perdido mucho peso habría que volver a planificar, si no es sólo un tema de pequeños ajustes y compensaciones que ya tenemos en cuenta. Un saludo.

  4. Buenas tardes. Quería hacerle una consulta.

    Si una persona con cáncer de próstata se somete a radioterapia y este tratamiento no elimina totalmente el cáncer, ¿es posible someterse a una cirugía después del tratamiento de radioterapia?

    1. Estimado Rodrigo: La radioterapia se aplica con intención radical en el cáncer localizado de próstata y se emplean altas dosis de radiación para erradicarlo. Ningún tratamiento es infalible y la pregunta que me plantea es factible en su curso evolutivo. Si sólo hay enfermedad localizada, son pocos los urólogos que se atreven a intervenir por la complejidad técnica que representa, pero es posible aplicar diferentes técnicas de tratamiento focal sobre la recidiva, incluyendo la reirradiación con braquiterapia de alta tasa. Un saludo.

  5. Como la anterior entrada, es magnífica. Gracias por su interés. Es verdaderamente de mucha ayuda. En mes y medio seré tratado con radioterapia. Me aporta elementos de juicio importantes. Tengo 70 años.

  6. Hola, lo primero agradecer el trabajo por la información y claridad con la que lo explica.
    Mi padre fue operado por adenocarcinoma de próstata el pasado Marzo (psa post operatorio de <0'03 pero en AP resultó tener un pt3b), con una buena recuperación y control de esfínteres tras sesiones de fisioterapia. En el mes de Octubre comenzó tratamiento de radioterapia, terminándolo el pasado 27 de noviembre.
    A las 3 semanas del inicio de la radioterapia tuvieron que colocar una sonda vesical ya que tenía imposibilidad para orinar. Se la retiró 2 semanas después (una antes de terminar radioterapia) y así estuvo 2 semanas. 5 días después de terminar el tratamiento de radioterapia comenzó con los síntomas de no miccionar y el urólogo decidió volver a poner sonda y valorar en 2 semanas la retirada, ya que es posible que haya habido un estrechamiento de la uretra -que valorarán a través de una citoscopia-(pese a que entró una sonda de tamaño 12, al principio costó) pero era necesario esperar a que bajara la inflamación de vejiga para ver la evolución y tomar decisiones.
    El tratamiento de radioterapia fue de 70Gy, 35 sesiones.
    Le pongo en situación para preguntarle hasta cuándo es posible que siga teniendo los efectos de la radioterapia. Ahora mismo lleva sonda y tiene espasmos vesicales, pero en la siguiente visita con el urólogo en 10 días, llevará 21 días sin radioterapia.
    Y también como de normal son estos síntomas en estos pacientes (en varios estudios he leído que hay una incidencia de toxicidad grado 2 de hasta el 30%).

    Ahora mismo nuestra máxima preocupación es que tras los tratamientos se haya producido esa estenosis, aunque valoramos que quizás son síntomas de la propia radioterapia que, tras las sesiones, sigue cierta toxicidad.
    Gracias por su atención

    1. Estimado Jorge: Gracias por su amable comentario hacia este blog. Los pacientes prostatectomizados con cierta frecuencia padecen una estenosis en la cicatriz de la anastomosis (unión o empalme con la uretra) tanto si reciben o no radioterapia. La radioterapia produce cambios inflamatorios que pueden agravar la sintomatología obstructiva durante unas 3-4 semanas post tratamiento. Recomendaría mantener la sonda ese tiempo y que el urólogo valore el grado de obstrucción. Si la estenosis es importante hay que valorar una uretrotomía, aunque conlleve una consiguiente incontinencia. Entiendo que toda esta problemática es engorrosa, pero con un tumor T3b era imperativo recibir radioterapia para evitar una recaída. Un saludo.

      1. Muchas gracias por su respuesta, ya que nos permite tener otra ventana de información.

        Como bien dice y aunque la recuperación está siendo lenta, lo importante era recibir otro tratamiento complementario para minimizar de que vuelva a aparecer.

        Nuestra gran esperanza es que con ese psa (menor de 0.03 a las 3 semanas de la operación) y tras recibir las 35 sesiones de radioterapia se complete la curación y se haya eliminado. ¿Cree usted también como los médicos que podemos estar relativamente tranquilos con dichos resultados?

        Gracias de nuevo.

        1. Estimado Jorge: La Medicina no es una ciencia infalible pues jugamos con la incertidumbre y la probabilidad. Dicho esto comentarle que se ha hecho en su caso lo correcto y que lo esperable es que todo vaya bien. Un saludo.

  7. Disculpas, se me olvidó preguntar:

    Para un paciente de 62 años como es el caso, y teniendo en cuenta que haya una obstrucción de la uretra, y dejando a un lado los aspectos psicológicos, entiendo que tendríamos que valorar entre llevar una sonda vesical puesta para siempre o tener incontinencia. ¿Qué opción sería la mejor desde un punto de vista médico?

    Saludos y agradecimientos de nuevo

    1. Difícil cuestión, pues ninguna de las dos es buena. Llevar una sonda vesical permanente conlleva riesgo de infecciones pues no deja de ser un cuerpo extraño. Dejar a un paciente de 62 años incontinente es una faena en toda regla a la que habría que poner solución pues es algo que va a afectar a su calidad de vida. Hable con su urólogo y exponga abiertamente todas sus inquietudes y deseos para buscar la mejor solución en su caso. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.