Lágrimas de papel


Los médicos por el simple hecho de serlo estamos siempre en contacto con el sufrimiento humano. A través de los enfermos deshilamos historias que a veces se antojan desgarradoras y en las que la palabra se queda muda pues no encuentra una buena respuesta a tanto dolor. Este sufrimiento es en ocasiones físico, en otras psíquico y ambos pueden desdibujarse o complementarse. Hay un sufrimiento que conduce al arrojo, a la fortaleza, al instinto humano más profundo por sobrevivir que hace grande a su poseedor cuando lo vive y lo supera. Hay otras veces en la que el sufrimiento parece no conducir a nada, sólo a producir una profunda amargura y una sensación de que tu vida es más canina que humana. Es difícil dar sentido a las profundas experiencias de sufrimiento y sobretodo resulta muy difícil describirlo con palabras. Acompañar al que sufre es a veces la única herramienta posible y no debemos subestimarla nunca.
“Lágrimas de papel” es un libro escrito en 2009 por el Dr Jose Antonio Trujillo (@Joseatrujillo), conocido ya en una entrada anterior en la que hacía referencia a la Medicina con Alma. Este libro de difícil clasificación según su autor, bien podría describirse como un ensayo sobre el sufrimiento a través de tres grandes figuras de la Literatura: Francisco Umbral, Sándor Márai y C.S Lewis. Trujillo coge la pluma cual bisturí y procede a hacer una disección literaria y humana de los tres personajes acercándonos a esos seres increíbles desde su yo más doliente, sintiéndolos en su fragilidad y en su vulnerabilidad, en sus porqués, en sus admirables y dignas biografías, en sus respectivas  formas de vivir, de entender  y de describir emociones a flor de piel. El cáncer también se cuela en algunas de estas historias, en tiempos en que su cara amable no parecía querer hacer acto de presencia. Es un libro francamente recomendable para todo aquel que quiera profundizar o desenmarañar un sentimiento tan complejo y sobretodo tan tremenda y característicamente humano. No ha sido un libro de gran repercusión mediática. Por eso quiero hacerlo despertar de su letargo y me parece apropiado hacerlo visible a los lectores a través del blog.

Este es un libro de aquellos que se hacen querer, no sólo porque se vislumbre el profundo cariño y admiración que el autor tiene sobre estos tres gigantes de la literatura, sino porque supone el principio y las bases de un ambicioso proyecto de Medicina Basada en el Humanismo. Confío por el bien de todos (médicos y pacientes) que cuaje y sea todo un éxito en nuestro país y fuera de nuestras fronteras. Porque cultivar el Humanismo en Medicina nunca está de más. Nos enriquece y nos ennoblece.

Quiero desde aquí dar las gracias a su autor por escribir esta obra y felicitarle por el magnífico trabajo realizado en él.

Por favor, valora el artículo

Hoy he visto un corazón en el cielo 5/5 (1)

Querido F. :
Hoy justamente se cumple un año en el que muchos de nosotros sentimos tu ausencia aquí abajo, en la conocida como vida terrenal. Puedo confesarte que me ha costado mucho hacerme a la idea de no volver a verte. Sé que suena a tontería, pero no he sido capaz todavía de borrar de mi agenda tu número, ni de borrar tus mensajes. Ellos me llevan a tu memoria y es una forma, consciente o inconsciente, de mantenerte vivo en mi mente, de sentir tu presencia en otra dimensión, probablemente diferente. También es una forma de recordar muchas de las cosas buenas que sin duda nos diste. Me siento afortunada por haber tenido la oportunidad de hablar contigo sobre las cosas cotidianas pero importantes de nuestras vidas, en la etapa final de tu viaje y de haberme despedido felizmente con tu sonrisa y con tu cariño. Fuiste, eres y serás siempre una buena influencia y un ejemplo con mezcla de bondad y generosidad, a partes iguales e infinitas para mi.
Tu viaje me ha hecho pensar y meditar mucho en lo divino y en lo humano. En esa “Insoportable levedad del ser” que Milan Kundera nos recitaba. Me ha hecho valorar más aún si cabe, la importancia de vivir el ahora, de aprender del pasado y de mirar al futuro con esperanza. Yo no puedo cambiar las circunstancias que me son ajenas, pero si puedo elegir el modo en que quiero vivirlas. Sé que desde dónde estás nos mandas energía positiva para que tus seres queridos estemos bien y continuemos nuestro viaje.
Sabes que aunque estaba ya en mi cabeza escribir un blog algún día, tu testimonio fue el que me empujó y me inspiró a hacerlo realidad. A día de hoy me siento feliz con la idea de trabajar y aportar un granito de arena para que esa enfermedad que te llevó por delante, deje de hacerlo algún día no demasiado lejano. Puedes estar satisfecho pues has sembrado buenas simientes aquí. Soy testigo de que ahora crecen vigorosas con la luz que nos envías. Somos muchos los que te hemos querido y te seguimos queriendo bien.
Hoy he visto un corazón en el cielo. Y ese cielo eras tú. Como dice el sabio Mario Benedetti: “Te espero cuando miremos al cielo de noche: Tú allá y yo aquí”. Te mando un beso muy fuerte. Cuídate mucho.
Fdo. Virginia
PD: F. fue un personaje real y un ser querido que falleció hace un año víctima de un cáncer. Con esta carta imaginaria he querido recordarle y honrar su memoria.
Los médicos y los sanitarios en general,  parecemos en ocasiones que seamos inmunes o ajenos al dolor y al sufrimiento de los pacientes. No siempre es así. Nuestras propias heridas pueden muchas veces servir para ayudar a sanar, a acompañar y a comprender al otro. Espero que así haya sido.  

Les dejo con la canción “Alma de Blues” de Presuntos implicados
Foto de cabecera de Angelo Storani en Ancona-Italia de una nube con forma de corazón 

Por favor, valora el artículo

¿Qué es la Medicina con Alma?

Navegando por los mares de internet, un buen día me topé con que había alguien que había puesto música, voz y letra a un sentimiento que siempre he llevado dentro: la Medicina con Alma. Y ese alguien es un médico y magnífico escritor que ya he mencionado en este blog en otras ocasiones, el Dr José Antonio Trujillo Ruiz. La definicíón de la Medicina con Alma la pueden encontrar en su libro “Medicina Basada en el Humanismo” cuya presentación y puesta de largo tendrá lugar el próximo jueves 4 de Julio en el Salón de Actos del Centro Contemporáneo (CAC) de Málaga a las 20:30 horas.
Podríamos definir a la Medicina con Alma como a la “Ciencia con Conciencia“, a una forma de entender y vivir la Medicina en la que se aúnan los conocimientos basados en la evidencia científica, con otros conceptos digamos de “inteligencia emocional” como la empatía o la escucha activa, por citar unos ejemplos, que hacen de la Medicina un Arte. Un arte que debe concebirse con el amor y con la pasión imprescindibles para que esta noble profesión llegue a buen puerto. Esta es la visión holística de la Medicina en la que yo siempre he creído y en la que me siento comprometida.
El Dr José Antonio Trujillo, a través de su libro nos invita a viajar en el tiempo, desde la Antigua Grecia hasta la Medicina del siglo XXI en versión 3.0. Con una admirable maestría literaria nos adentra en los orígenes y en la evolución cronológica de la Medicina Basada en el Humanismo. Por esta ruta, nos va dejando pistas de por qué se hace necesario recuperar ese espíritu, en muchas ocasiones aletargado y en otras olvidado. Llega a contarnos incluso cuáles son las ganancias de incorporar este concepto de humanismo al actual mundo de las TIC (Tecnologías para la Información y Comunicación). Incluso hace un análisis sobre los cambios que se están produciendo en las Facultades de Medicina y en los Hospitales cuando agregan a su currículo el Humanismo.
Les dejo con este párrafo del autor sobre la Medicina Basada en el Humanismo descrito en su libro:
Ser médico humanista es una forma de estar en sociedad. No es un añadido circunstancial. Es una opción personal y profesional de mostrarse a las personas que acuden a él. No es cosmética con color de cultura y aroma de esnobismo. Es compromiso con las personas y apuesta radical por una forma de entender al hombre y la vida. El médico humanista no percibe el legado recibido como bisutería intelectual, sino como carga que debe cuidar y transmitir. Apostar por el humanismo es apostar por una forma de vida que se construye desde los valores y con la intención de que nuestras vidas dejen poso en la Historia”.
Le deseo y le auguro desde aquí muchos éxitos al Dr José Antonio Trujillo. Espero que de esta semilla broten muchos futuros médicos humanistas.
Les dejo con un excelente video del Profesor Bas Bloem en TEDx Maastricht, donde se impartieron sesiones sobre el futuro de la salud. Bas Bloem es Neurólogo y trabaja en el Departmento of Neurología, Radboud University Nijmegen Medical Centre en Holanda. En su presentación explica la transición entre un modelo de Salud 1.0 a lo que él denomina “Cuidados de salud participativos”. Es un video que ahonda en el concepto de Humanismo aquí explicado e incorpora el mundo de las nuevas tecnologías, ofreciéndonos un abanico de magníficas y esperanzadoras oportunidades. ¡Disfruten!

https://www.youtube.com/watch?v=jaAXuiCP18Q&list=FLEvsbBse9AtV0_lx8bgKWvw&index=1

Por favor, valora el artículo

La decisión de Angelina Jolie 5/5 (1)

Ya he comentado en otras ocasiones que desde que escribo en este blog los ángeles me persiguen. Esta vez lo ha hecho en forma de Angelina Jolie. Casualmente mientras estaba en Twitter me he encontrado con un “tuit” del periodista Carlos Alsina (de la que soy fan, follower, lectora y escuchante de su excelente programa de radio La Brújula) en el que hacía referencia a un artículo periodístico publicado hoy en el New York Times, titulado “My Medical Choice“. A lo que Carlos añadía: La mastectomía de Angelina Jolie contada por ella misma. Desde su enlace he leído de forma autobiográfica su experiencia y me parecido francamente de una gran valentía, pues nos tiene más acostumbrados a verla en la alfombra roja o en el papel “cuché”, en forma de superestrella e incluso una envidiada “sex symbol“. Como decía en mi entrada anterior, los modelos son importantes y ella como modelo ha explicado desde su perspectiva el proceso de la decisión de someterse a una doble mastectomía profiláctica explicando su riesgo heredado al ser portadora del gen  BRCA1, detectado a través de pruebas de Consejo Genético.

Les dejo con la traducción del artículo de hoy en el NY Times:
“Mi elección médica
MI MADRE luchó contra el cáncer desde hace casi una década, y murió a los 56 años. Extendió el tiempo lo suficiente para cumplir con el primero de sus nietos y para mantenerlo en sus brazos. Pero mis otros hijos nunca tendrán la oportunidad de conocer y experimentar lo encantadora y graciosa que era.

A menudo hablamos de “la mamá de mamá”, y me encuentro a mí misma tratando de explicar la enfermedad que se la llevó lejos de nosotros. Ellos han preguntado si eso mismo podría sucederme a mí. Yo siempre les he dicho que no se preocuparan, pero la verdad es que llevo un gen “defectuoso”, el BRCA1, que aumenta bruscamente mi riesgo de desarrollar cáncer de mama y cáncer de ovario.


Mis médicos estimaron que tenía un riesgo 87% de padecer un cáncer de mama y un riesgo del 50% de padecer un cáncer de ovario, aunque el riesgo es diferente en cada mujer.


Sólo una fracción de los cánceres de mama resultado de una mutación genética es heredada. Las personas con un defecto en el gen BRCA1 tienen un porcentaje de riesgo de contraerla de un 65% de promedio.


Una vez que supe que esta era mi realidad, decidí tomar la iniciativa y reducir al mínimo el riesgo lo más que pude. He tomado la decisión de hacerme una doble mastectomía preventiva. Empecé con los pechos, ya que mi riesgo de cáncer de mama es más alto que mi riesgo de cáncer de ovario, y la cirugía es más compleja.


El 27 de abril, he terminado los tres meses de los procedimientos médicos que las mastectomías me han involucrado. Durante ese tiempo he sido capaz de mantener este hecho en privado y continuar con mi trabajo.


Pero yo estoy escribiendo ahora porque espero que otras mujeres puedan beneficiarse de mi experiencia. El cáncer es todavía una palabra que provoca temor en los corazones de las personas, produciendo un profundo sentimiento de impotencia. Pero hoy en día es posible encontrar a través de un análisis de sangre si usted es altamente susceptible de tener un cáncer de mama y ovario, y luego tomar una acción.


Mi propio proceso se inició el 2 de febrero con un procedimiento conocido como “separación del pezón“, que descarta la enfermedad en los conductos mamarios detrás del pezón y dibuja el exceso de flujo sanguíneo a la zona. Esto causa un poco de dolor y un montón de moratones, pero aumenta la posibilidad de salvar el pezón.


Dos semanas más tarde se realizó la cirugía mayor, donde se extrajo el tejido mamario y se pusieron unos rellenos temporales. La operación puede durar ocho horas. Te despiertas con tubos de drenaje y expansores en tos pechos. Te sientes como una escena de una película de ciencia-ficción. Sin embargo, días después de la cirugía, puedes volver a una vida normal.


Nueve semanas más tarde, la cirugía final se completa con la reconstrucción de las mamas con un implante. Han habido muchos avances en este procedimiento en los últimos años, y los resultados pueden ser hermosos.


Yo quería escribir esto para decirle a otras mujeres que la decisión de someterse a una mastectomía no era fácil. Pero es que yo estoy muy contenta de haberlo hecho. Mis posibilidades de desarrollar cáncer de mama se redujo del 87% a menos del 5%. Puedo decirles a mis hijos que ellos no tienen que temer que me vayan a perder por el cáncer de mama.


Es tranquilizador ver que ellos no perciben nada que les haga sentirse incómodos. Pueden ver mis cicatrices pequeñas y eso es todo. Todo lo demás es mamá, lo mismo que siempre fue. Y saben que les quiero y haré cualquier cosa para estar con ellos todo el tiempo que pueda. En lo personal, no me siento menos  mujer. Me siento empoderada, ya que obtuve una buena opción que de ninguna manera disminuye mi femineidad.


Tengo la suerte de tener una pareja, Brad Pitt, que es tan cariñoso y solidario. Así que para cualquier persona que tenga una esposa o novia que está en este proceso han de saber que ellos son una parte muy importante de la transición. Brad estaba en el Pink Lotus Breast Center , donde fui tratada minuto a minuto tras las cirugías. Nos las arreglamos para encontrar momentos para reír juntos. Sabíamos que esto era lo correcto para nuestra familia y que nos acerca. Y lo ha hecho.


Para cualquier mujer que lee esto, espero que le ayude a saber que tiene opciones. Quiero animar a todas las mujeres, especialmente si usted tiene un historial familiar de cáncer de mama o de ovario, de buscar los expertos en información y médicos que le pueden ayudar a usted en este aspecto de su vida, y de tomar sus propias decisiones estando bien informadas.


Reconozco que hay muchos médicos holísticos maravillosos que trabajan en alternativas a la cirugía. Mi propio régimen será publicado oportunamente en el sitio Web del
Pink Lotus Breast Center. Espero que esto sea útil a otras mujeres.

El cáncer de mama mata a sólo a unas 458.000 personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud, sobre todo en países con bajos y medianos ingresos. Tiene que ser una prioridad para garantizar que más mujeres puedan acceder a las pruebas genéticas y el tratamiento preventivo para salvar vidas, cualquiera que sea su forma y el fondo, dondequiera que vivan. El coste de las pruebas de BRCA1 y BRCA2, es de más de 3.000 dólares en los Estados Unidos y sigue siendo un obstáculo para muchas mujeres.


Opto por no mantener mi historia en privado porque hay muchas mujeres que no saben que podrían estar viviendo bajo la sombra del cáncer. Tengo la esperanza de que ellas, también, puedan hacerse la prueba genética, y que si tienen un alto riesgo de que ellos también sepan que tienen opciones fuertes.


La vida viene con muchos desafíos. Los que no nos debe asustar son los que podemos asumir y tomar el control de ellos”


Angelina Jolie es una actriz y directora.
La noticia también ha sido publicada hoy en El País.

Por favor, valora el artículo

¿Es posible el éxito en los tiempos que corren?


Este pasado fin de semana tuve la suerte de asistir a un taller titulado “El Código del Éxito” impartido por Fernando Álvarez al que conocí gracias a la plataforma para profesionales de la Salud conocida como Tekuidamos 2.0 . Una de sus webcasts del pasado mes de Enero titulada “De lenguaje y éxito, pin y pon #teku20” fue impartida por él y he de decir que disfruté enormemente de ella, hasta tal punto que decidí conocerle a través del taller que os he comentado. Fernando Álvarez ha colaborado, entre otras muchas cosas, en la Guía Práctica para el uso de redes sociales en organizaciones sanitarias a la que os invito a hojear.

En el taller que os comentaba, se nos indicaban cuáles eran las claves para alcanzar el éxito. Si consultamos el Diccionario de la Real Academia Española encontramos varias acepciones de la palabra “éxito”:

Se trata de una palabra que proviene del latín exitus, salida. (Curiosamente en Medicina utilizamos el término “éxitus” cuando se produce un óbito)

  1. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.
  2. Buena aceptación que tiene alguien o algo.
  3. Fin o terminación de un negocio o asunto.

Mi apreciación personal sobre lo que es el éxito sería: un sentimiento de felicidad con uno mismo y con los demás, de sentirse realizado, satisfecho, completo y disfrutar tanto de la vida personal como de la profesional.

Existen muchos factores internos y externos que nos impiden lograr ese éxito en la vida anhelado por todos. Porque ¿quién no desea tener éxito en la vida? No se trata de descubrir nada que no poseamos ya de forma intrínseca. Personalmente, he de decir que acudir a este taller ha supuesto una gran inyección de moral, directamente en vena, que necesitaba. En los momentos que nos está tocando vivir, la guerra psicológica negativista en la que estamos inmersos es muy potente, nos ciega y nos mina. Se hace muy cuesta arriba el remontar, el ver la luz al final del túnel y nos sentimos en cierto modo derrotados, apesadumbrados, rendidos.

Además de inyectarnos moral hemos desgranado poco a poco, todos esos MIEDOS que en realidad están en nosotros mismos y nos bloquean; el reconocerlos, darles nombre y expulsarlos fuera de nosotros. Una vez hecho esto ya sólo cabe pasar a la acción, trabajar, a no quedarnos con la queja o las buenas intenciones, sino que nos apliquemos y pongamos en marcha de una vez por todas nuestra INTELIGENCIA EJECUTIVA.
Iniciativas de este tipo son muy necesarias no sólo en el ámbito empresarial, donde parece más adecuado aplicarlo, sino en todos y cada uno de los ámbitos. Y básicamente lo digo porque sería muy positivo en los hospitales crear espacios para trabajar en equipo, fomentar el talento personal, utilizar más la inteligencia emocional para resolver los conflictos, hacer del aprendizaje algo lúdico y divertido y validar el esfuerzo de los demás pues representan herramientas tremendamente útiles, que redundan en beneficio de todos, que nos hacen sentir bien y sobretodo nos hace crecer como profesionales, como personas y como sociedad. Por alguna extraña razón parece que no interesa propiciar todo esto aunque es a todas luces, si lo pensamos bien, bastante simple.
Por poner un ejemplo, expondré la situación que en el Hospital Universitario de Burgos está sucediendo. Hace casi un año que el hospital fue inaugurado y nuestro Servicio va a ser el último en trasladarse sobre el último trimestre del presente año. Cuando hablo con colegas noto mucha desmotivación y desánimo, a pesar de que en teoría la mayoría de los servicios médicos disponen de más recursos técnicos que en el antiguo hospital. Curiosamente en lo que casi todos coinciden es en el sentimiento de soledad y aislamiento en el que se encuentran, pues estaban acostumbrados anteriormente a tener puntos de encuentro en muchos lugares: la escalera del hospital, la cafetería, el salón de actos, etc. donde era fácil intercambiar impresiones. La distribución arquitectónica del actual hospital les hace sentirse atomizados, pues está diseñado en forma de bloques comunicados de forma complicada (a veces laberíntica) entre ellos. Las distancias son enormes, la cafetería está en un extremo del hospital, no hay cobertura de móvil y localizar a un compañero en alguna de las infinitas extensiones telefónicas del listín, es muchas veces misión imposible. Falla pues la comunicación, la posibilidad de deliberación fruto del diálogo, ahora convertidos en monólogos de ida y de vuelta.
Parece que hay intereses en que nos encontremos divididos, pues así es más fácil así tener el control y que seamos más dóciles. Craso error. La Medicina del siglo XXI es y debe ser cada vez más multidisciplinar. Es IMPRESCINDIBLE que colaboremos entre las diferentes especialidades médicas. Para ello se han de construir equipos menos jerarquizados o verticales y convertirlos en equipos más fluidos u horizontalizados, menos burocráticos. Sólo así el médico podrá actuar como médico y sentirse parte importante de un equipo. 

Es primordial además, para ejercer nuestra función de sanadores, ser capaces de cuidarnos física y mentalmente, alimentándonos no sólo de ciencia y conocimiento, sino también de ilusión, aliento, alegría, jovialidad, humor, entusiasmo, ánimo y esperanza. Sólo así podremos sacar lo mejor de nosotros mismos y hacer mejor nuestra labor.
Es momento de empezar a buscar espacios de encuentro para que lo anteriormente expuesto sea posible.
Desde aquí quiero dar las gracias a Fernando y a sus colaboradores David y Sergio por poner luz en el camino.

Por favor, valora el artículo