Cineterapia oncológica: Una canción para Marion.(Song for Marion) Gran Bretaña, Paul Andrew Williams. 2012


“Una canción para Marion” es una trágicomedia llevada a cabo por la mano del director británico Paul Andrew Williams. Marion (interpretada por Vanessa Redgrave) está enferma de cáncer en su fase final. Para hacer más llevadera su enfermedad y encontrar un remanso de paz acude cada tarde a una asociación de jubilados que se reúnen para cantar. Vive con su marido Arthur (interpretado por Terence Stamp), un hombre gruñón que ha perdido prácticamente la relación con su único hijo James.
Arthur es un jubilado cascarrabias. Su esposa Marion lo anima para que se una a un coro local que, desde luego, no tiene nada de convencional, con canciones subidas de tono como la de “Hablemos de sexo”. Como se deteriora la salud de Marion, Arthur está dispuesto a complacer a su esposa moribunda e incluso se compromete a tomar su lugar en el coro. La experiencia de Arthur en este nuevo entorno social lo llevará a un viaje de autodescubrimiento y a descongelar su amargura, cualidades que necesitará en su transición inminente a la vida sin Marion. A pesar de la oposición de su hijo James (Christopher Ecclestone), la directora del mismo (interpretada por Gemma Arterton)  intentará convencer al hombre para que forme parte de su grupo y, de esta forma, aprenda a aprovechar lo bueno de la vida. Poco a poco,encontrará que las mejores armas para enfrentarse a los momentos más oscuros que se le vienen encima son la música y el amor de los que le rodean. Éste será el comienzo de una aventura que le llevará por senderos no planeados y le mostrará con claridad la cara alegre de la vida. Todo ello gracias a la magnífica y carismática directora del grupo, la dinámica Elizabeth, un auténtico torbellino de alegría que se contrapondrá con el mal humor habitual del anciano. Esto también le ayudará a restaurar la relación con su hijo James, que se encontraba en un punto muerto tras años de desencuentros.
Una canción para Marion fue nominada a tres premios de Mejor Actor, Mejor Guión y Mejor Actriz de Reparto – en los British Independent Film Awards 2012.
Se trata de una película con un excelente quión y una cuidada interpretación de actores británicos de primera talla. Es cierto que es una historia lacrimógena, pero conjuga bien con muchos guiños a la sonrisa. Sin duda una película recomendable, sensible y llena de ternura que se agradece.

Por favor, valora el artículo

Cineterapia oncológica: La Guitarra. (“The Guitar”). EEUU. Amy Redford. 2008 5/5 (1)

La Guitarra (“The Guitar”) cuenta en el espacio surrealista de una misma mañana a una mujer joven llamada Melody (interpretada por Saffron Burrows) que pierde su trabajo, su novio, rompiendo su relación sentimental y a su vez le informan de que tiene un cáncer terminal de laringe y que tiene un pronóstico infausto. Ante esa situación, decide perseguir sus sueños durante los meses que le quedan de vida. Retoma lo que dejó perdido en la monotonía para revivir lo que dejo atrás. Y sólo le acompaña una guitarra con la que sueña desde que era niña hasta el final.
La película fue dirigida por Amy Redford  y cuenta también con otros actores de reparto: Isaach De Bankole , Paz de la Huerta , y Richard Short.
Como he apuntado, Melody Wilder o  “Mel” es diagnosticada de un cáncer de laringe terminal. Esto es algo inverosímil pues es un tumor que con baja frecuencia se encuentra en mujeres y menos a la edad de la protagonista. Se le junta además que es despedida de un trabajo ingrato, cosa que es de agradecer y es más creíble y abandonada al mismo tiempo por su novio (cosa que también entra dentro de lo que consideraríamos normal). Sin nada que perder y dado que le auguran dos meses de vida, coge los ahorros de su vida entera para alquilar un loft palaciego vacío en el Village de Nueva York. Pensando que nunca tendrá que pagar los platos rotos, ella vive de sus tarjetas de crédito, llena el loft con los productos lujosos, se dedica sensualmente tanto el hombre de paquetería de entrega como a una chica repartidora de pizzas y enseña también a tocar la guitarra eléctrica que ella ansiaba desde infancia. Estas experiencias de vida le transforman de manera irrevocable, descubre una pasión por la vida y su voluntad de vivir intensamente. 
Se trata de una comedia desenfadada que encima es una ópera prima de la hija de un viejo conocido, Robert Redford. ‘The Guitar’ es el primer trabajo de Amy Redford. El inicio del argumento cinematográfico peca de tremendismo propio de una directora novel, basado en primeros planos de la chica y en situaciones un tanto chocantes. Luego aparecen “flashbacks” que vienen a demostrar que la verdadera pasión de esta mujer es una guitarra que siempre le acompañaba desde pequeña. Mel aprovecha su situación para irse a un apartamento de lujo y realizar un canto al consumismo más depravado, pasearse desnuda por su nuevo hogar, y rendir tributo a la libertad. Se dice que ‘The Guitar’ es una secuela irreverente de ‘Mi vida sin mí’.
‘The Guitar’ es una película de difícil clasificación con mensaje dudoso y artificial. Pretende rendir homenaje a la música, cuando ésta apenas tiene protagonismo alguno en esta historia y debería ser el eje de la película teniendo en cuenta el título. A pesar de todo ganó elogios en el Festival de Cine de Sundance 2008 por el hecho de mostrar el auto-empoderamiento de la mujer.

Por favor, valora el artículo