Dieta y cáncer: Recomendaciones en cáncer de próstata 4.79/5 (97)

El cáncer de próstata se ha convertido en uno de los tumores más prevalentes en la población masculina. Cada vez más, se observan evidencias de la relación existente entre la aparición de este tumor y la influencia de la dieta. Para empezar diremos que en pacientes obesos o con sobrepeso y cáncer de próstata la pérdida de peso puede reducir la agresividad del cáncer de próstata.

Continuar leyendo “Dieta y cáncer: Recomendaciones en cáncer de próstata 4.79/5 (97)

Por favor, valora el artículo

Dieta y Cáncer: Consejos prácticos.



¿Sabías que…?
1. 1 de cada 3 cánceres es causado por una mala alimentación.
2. El exceso de grasa favorece la aparición del cáncer de mama, útero, páncreas, vía biliar, riñón y esófago distal.
3. El riesgo de padecer cáncer por sobrepeso es de un 3% en hombres y un 9% en mujeres.
4. La falta de ejercicio físico contribuye a sufrir cáncer de colon, recto, mama y útero.
5. El consumo de más de 50 g de carne roja y/o embutidos al día aumenta un 20% el riesgo de padecer cáncer de colon y recto, el tumor más frecuente y que más muertes causa en la actualidad.
6. La desnutrición debilita y dificulta administrar un tratamiento idóneo frente al cáncer.
7. La desnutrición se asocia con un 30% de las muertes en pacientes con cáncer.
8. El paciente con cáncer no adelgaza solo por no comer, sino por un desgaste tumoral excesivo.
9. Los vómitos, la diarrea, las heridas en la boca, la dificultad para tragar causados por la quimioterapia son, a su vez, causa fundamental de desnutrición.
10. Las medicinas alternativas son consumidas por más de 2/3 de los pacientes y pueden comprometer el tratamiento frente al cáncer
De este modo la Dra Paula Jiménez Fonseca y Belén Álvarez Álvarez exponen de forma magistral consejos nutricionales para los pacientes oncológicos. En un libro ameno y hecho para pacientes. He aquí un extracto de aquellos consejos que me han parecido más importantes:

Consejos para PREVENIR EL CÁNCER:
– No fumar
– Evitar el sobrepeso y la obesidad
– Tener una actividad física moderada y regular
– Consumo de 5 raciones de fruta y/o verdura al día
– Beber alcohol con moderación: 2 consumiciones (cerveza o vino) en el varón y 1 en la mujer

Frutas y verduras con efecto ANTITUMORAL:
– Coles, brócoli, coliflor y col lombarda
– Verduras de hoja verde: lechuga, espinacas, acelgas
– Hortalizas naranjo-rojizas: tomate, zanahoria, calabaza, pimiento
– Frutos rojizos: naranja, cerezas, arándanos, uvas, ciruelas, sandía, fresas, frambuesas
– Ajo, cebolla y puerros
– Hongos: Shiitake y Maitake
– Fibra: Pan integral, cereales, pasta o arroz integrales, legumbre
– Alimentos con bífidus o probióticos.
– Alimentos ricos en calcio y vitamina D: huevos, lácteos, champiñones, alubias, sardinas

La dieta más saludable y antitumoral es nuestra DIETA MEDITERRÁNEA porque:
– Se consumen productos frescos y de temporada
– Tiene bajo contenido en grasas de origen animal
– Se consume pescado azul
– Se consume aceite de oliva crudo
– Tiene alto consumo de frutas y verduras (5 raciones/día)
– Se da preferencia al pan y cereales integrales

Deben restringirse el consumo de aditivos, conservantes, colorantes, edulcorantes, potenciadores de sabor, correctores de acidez, espesantes, gelificantes, emulsionantes, estabilizantes (presentes en productos procesados), grasas saturadas, frituras, azúcares refinados, sal, carne roja y ahumados.

Son buenas las infusiones: té verde, manzanilla, diente de león, hinojo, y muchas más que están presentes en el libro, etc.

También hay un capítulo amplio sobre cómo evitar la desnutrición y consejos para evitar las náuseas, los vómitos, diarrea, estreñimiento, mucositis (llagas en la boca), disgeusia (mal sabor de boca), neutropenia (bajada de defensas), disfagia (dificultad para tragar) y xerostomía.

Para acabar ofrece consejos nutricionales en el final de la vida.

En definitiva, un libro recomendable 100% y cuyos beneficios van destinados a la lucha contra el cáncer.  

Les dejo con un video en el contexto del VII Congreso de GEPAC (Grupo Español de Pacientes con Cáncer) de la Dra Paula Jiménez Fonseca.

Por favor, valora el artículo

Dieta y Cáncer: Introducción.

Otro de los grandes propósitos cuando llega el nuevo año y tras las fiestas navideñas, siempre celebradas alrededor de comida altamente energética, es ponerse a DIETA.
¿Tan importante es estar en NORMOPESO para el cáncer? La respuesta es SI, pues cada vez existen más evidencias de la relación entre OBESIDAD y CÁNCER, especialmente en los tumores hormonodependientes y que tienen una gran prevalencia: cáncer de mama y útero en la mujer y cáncer de próstata en el varón. También se ha detectado la relación entre un mayor consumo de determinados alimentos y determinados tipos de cáncer, como por ejemplo se ha relacionado un mayor consumo de carnes rojas con el cáncer de colon, o los ahumados y salazones con el cáncer de esófago y estómago.
Parece pues razonable que si seguimos los consabidos hábitos dietéticos saludables y nos mantenemos en normopeso podemos conseguir prevenir un número importante de tumores.
No sólo la alimentación es importante en la PREVENCIÓN del cáncer, lo es durante los TRATAMIENTOS oncológicos y en los pacientes SUPERVIVIENTES al cáncer.
De muchos es sabido que hay determinados tipos de tumores, como en cáncer de pulmón, el cáncer de cabeza y cuello, el cáncer de esófago, estómago y páncreas que pueden inducir a una importante pérdida de peso, llegando incluso a estar en riesgo de desnutrición o a la temida CAQUEXIA. Ello se debe en parte a un mayor consumo energético por parte del propio tumor, unido a una dificultad para alimentarse o para absorber los nutrientes y a los efectos secundarios de los tratamientos: cirugía, quimioterapia y radioterapia. En estos casos se hace necesario intentar no perder más allá de un 10% del peso e intentar mantenerse en un peso razonable, pues la sensación de bienestar es mayor, se toleran mejor los tratamientos, disminuyen el número de complicaciones derivadas de los mismos, aumentando así los índices de curabilidad. Su médico le deberá indicar aquellos consejos dietéticos y/o suplementos necesarios para conseguir el objetivo de no desnutrirse.
No menos importante es la realización de EJERCICIO FÍSICO moderado diario de unos 20 a 30 minutos/día. Cada vez hay más estudios que corroboran que la dieta unida a la actividad física mejora la calidad de vida de los pacientes y ayuda a una más pronta recuperación. Un ejemplo aquí.
Resulta una buena inversión en SALUD y BIENESTAR plantearse mejorar nuestro estilo de vida y adecuarlo a lo que nuestros GENES nos tienen programados, pues el comer en EXCESO, el SEDENTARISMO y el ESTRÉS, no hacen sino incrementar el riesgo de contraer esta y otras muchas enfermedades. 
Aquí un video clarificador de lo que he comentado.
¡FELIZ DIA DE REYES!

Por favor, valora el artículo