El “Slow Style”

La mayoría de los que pertenecemos a una cultura occidental, vivimos bajo mucha presión, competitividad, prisas e hiperactividad. El tiempo nos pasa por encima casi sin darnos cuenta y -al menos esa es mi impresión- con el paso de los años la velocidad a la que pasan los días, los meses y los años empieza a darme vértigo. Estamos inmersos en la “cultura del hacer“, de estar siempre ocupados, sin contemplar ni por asomo la posibilidad de ir despacio y de parar. Está hasta mal visto el hecho de simplemente tener momentos para no hacer absolutamente nada o de aburrirse. Nos incomoda el silencio y la espera.
Desde el alba nos levantamos a toda velocidad, muchos casi sin desayunar o tomando un café rápido. Si eres de los que tienes niños, los despiertas atizándoles con el tiempo justo para desayunar y llevarles al “cole”. Todo de una forma cronometrada y sin posibilidad de contratiempos (algún olvido, algunos mocos sin pañuelo a mano o algún vómito inesperado). Conducimos deprisa y si tenemos delante a alguien que no va a la velocidad impuesta nos enojamos y le miramos como a un torpe que no sabe ir por la vida. Vamos corriendo a trabajar donde nos espera más presión, más prisa. A veces se te exige el imposible don de la ubicuidad, de la multitarea, de la resolución rápida de problemas. Se amontonan las cosas pendientes a cumplir en espacio de corto de tiempo y te estresas porque no llegas. Acabas tu trabajo y engulles a toda prisa cualquier cosa que encuentras en la nevera. Vas a buscar a tus hijos al “cole” para llevarles con el tiempo cronometrado a las actividades extraescolares. Los recoges. Una vez en casa toca hacer deberes con ellos, preparar baños y la cena. Les cuentas un cuento (si puedes) y les acuestas. Y te vas a la cama rendida. Y así un día tras otro. Incluso muchos fines de semana también tienes tareas pendientes que hacer a toda velocidad.
Sería muy bueno y saludable apuntarnos de vez en cuando al “movimiento slow” . Me parece fantástico encontrar momentos para darse un baño relajante, tomar el desayuno con tranquilidad saboreando sus ingredientes, contemplar el amanecer, conducir sin prisas ni agobios, encontrar momentos para meditar, reflexionar, leer despacio, inspirarse, crear, escuchar música o el canto de los pájaros en primavera, comer o cenar degustando y sin prisas, conversar tranquilamente con amigos o familiares, etc. En definitiva de DISFRUTAR. Según Carl Honoré cuando reducimos la velocidad somos capaces de sentir con mayor claridad. Y si sientes más, piensas y te angustias menos. VIVIR DEPRISA NO ES VIVIR ES SOBREVIVIR.
Nuestro cuerpo cuando enferma muchas veces nos envía señales de que debemos precisamente hacer eso: PARAR. Me lo dicen muchos pacientes tras superar una enfermedad como el cáncer. Se pueden hacer muchas cosas, pero no necesariamente siempre hemos de correr para alcanzarlas. Hemos de permitirnos el hecho de HOMENAJEARNOS, de premiarnos, de hacernos felices con momentos lentos y dejarnos fluir sin más. Yo me apunto ¿Y tú?

Por favor, valora el artículo

4 respuestas a «El “Slow Style”»

  1. No me gusta mucho el "slow stile". Sí me gusta los momentos del "YO", en los que soy consciente de mi misma y de mi relajación. El tiempo de entrenamiento es mi desconexión, pienso, soy consciente de mi Yo, saboreo el momento. Gracias.

  2. Hola Aurora: Cada uno de nosotros tenemos un estilo "basal" de ver la vida, que además puede cambiar con el paso de los años. Todos conocemos a personas más movidas y a personas más tranquilas o pausadas. Y la diversidad me parece genial. Lo que quería poner de manifiesto y reflexionar es sobre la velocidad vertiginosa que nuestra cultura nos impone, no sobre la que nosotros elegimos en cada momento y que va en consonancia a nuestra forma de ser. Piensa en la fábula de Esopo de la Liebre y la Tortuga ( http://es.wikipedia.org/wiki/La_liebre_y_la_tortuga) ¿Quién llegó antes a la meta? Yo elijo a la tortuga, pues paso a paso y enfocada a una meta consigue su fin y disfruta del camino. Intuyo que eres una persona muy activa y con inquietudes, y que sabes disfrutar de esos momentos "yo" y para disfrutarlos no tienes más remedio que bajar la velocidad. Todos los días sale el sol y amanece, ¿cuántas veces nos detenemos a mirar el espectáculo? Sé que nos pilla generalmente dormidos, pero es gratis y recomendable al menos unas cuantas veces al año. ¿Prefieres ir a un "fast food" o ir a un restaurante y disfrutar de una buena comida hasta la sobremesa? No son incompatibles, debe haber tiempo para el "speed" pero también para la quietud. Un abrazo.

  3. Aurora: ¡el difícil equilibrio entre contrarios…! Yo, a más de oncólogo, tuve una experiencia personal con el cáncer, que relato en un próximo libro: "Frente a mí". Cuando la perspectiva vital se ve amenazada, es cuando caes en unas priorizaciones que antes, por el trabajo, los baños de los niños como dices, y las cenas, ni te planteabas. Vivir con plenitud, ésa es la cuestión que cada cual habrá de adecuar a su particular idiosincrasia. Un tema complejo del que me encantaría poder hablar contigo largo y tendido.
    Un muy afectuoso saludo

  4. ¡Qué alegría encontrarte por aquí en la blogosfera Gustavo! No se si recuerdas que hemos compartido pacientes y alguna mesa en charlas en Palma de Mallorca cuando yo trabajaba en Son Dureta y tú, primero en el Hospital General y luego en Palma II. Es para mi un honor tenerte como lector en mi blog y compartir experiencias sobre el mundo oncológico. Espero ver pronto tu nuevo libro y estoy abierta a cualquier sugerencia o idea que quieras expresarme. ¡¡Nos leemos!!

    Un afectuoso abrazo,

    Virginia

    E-mail:virginiaruizm@gmail.com
    Twitter: @roentgen66

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz clic SI ACCEDES a que trate los datos que libremente me envías con tu comentario (nombre, email, IP y los relativos a la salud) según recojo en mi Política de privacidad. Solo los utilizaré para responderte y los conservaré hasta que tú quieras que los elimine o cierre esta web. Tu información quedará registrada en los servidores de Raiola Networks que están situados en la UE.  La responsable del tratamiento de tus datos soy yo misma y puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o eliminación de tu información escribiendo a radioncologa (arroba) gmail.com. Para reducir el SPAM recurro a los servicios de Akismet. Aquí tienes más información sobre su política de privacidad

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.