La radioterapia en el cáncer de pulmón 5/5 (2)

El cáncer de pulmón es uno de los tumores más frecuentes, especialmente entre la población fumadora y su diagnóstico casi siempre es tardío, pues los síntomas que presenta el paciente son similares a patologías más comunes como es el caso de la bronquitis crónica o EPOC. En ocasiones el tumor será operable de entrada, derivándose el caso a un cirujano torácico. Puede ser que el tumor sea potencialmente operable tras una quimioterapia llamada de inducción, para reducir el tumor y hacerlo operable. En muchos casos esto no será posible y deberemos hacer un tratamiento combinado de quimio y radioterapia para erradicar el tumor. También es posible que el tumor no sea muy grande, pero la edad o las enfermedades concurrentes del paciente desaconsejen la cirugía. En estos casos también tiene cabida la radioterapia. Por último, si el paciente ha sido operado, pero el análisis de lo extraído muestra factores de riesgo importantes de recaída es posible que también se le indique hacer un tratamiento adyuvante (complementario) de quimio y radioterapia secuencial. Voy a tratar de explicar paso a paso cómo realizamos el proceso del tratamiento con radiaciones en los pacientes afectados de cáncer pulmonar.

La primera visita:

 En esta visita el oncólogo radioterápico valorará en primer lugar la indicación (o la necesidad) del tratamiento. Tendrá en cuenta la edad del paciente, la extensión de la enfermedad, sus enfermedades previas, su estado general, su función respiratoria basal (muy importante) e incluso su situación personal. Si tras esta valoración inicial se le considera apto para someterse a un tratamiento con radioterapia, su médico hará la prescripción de dosis correspondiente y se le emplazará al siguiente paso: la simulación.

 

La Simulación:

Constituye el primer proceso previo al tratamiento con radiaciones propiamente dicho. En la primera visita se le darán unas instrucciones para ir convenientemente preparado en caso de que se le vaya a administrar un contraste vía oral. La simulación consiste en hacer una TAC-simulación en las mismas condiciones de posición anatómica en la que vaya a ser tratado. La máquina difiere levemente de una TAC de radiología en que la mesa es plana, suele estar indexada (tiene marcadas unas coordenadas) y que el arco es de diámetro algo más ancho. Sobre la mesa se colocarán unos sistemas de inmovilización con los brazos levantados y se ajustarán a su anatomía. Se le colocará sobre la mesa con dichos sistemas y se procederá colocarle de forma alineada y lo más estable posible. Por fuera, la TAC dispone de unos láseres externos que se utilizan para marcar unas coordenadas sobre la piel que una vez finalizada la exploración le pintarán sobre ella o tatuarán en forma de pequeños puntos casi imperceptibles. Este procedimiento puede durar de 20 a 30 minutos, debe permanecer lo más quieto y relajado posible, respirando de forma pausada para que luego pueda reproducirse el tratamiento. Recomendamos que lleve ropa cómoda y fácil de quitar. Una vez finalizada la exploración, las imágenes realizadas se enviarán a planificación.

La Planificación:

Este es un proceso personalizado de diseño de su tratamiento. Aquí el radioncólogo procederá a contornear en un planificador (ordenador específico para diseñar los haces de tratamiento y hacer los pertinentes cálculos de dosis de radiación) tanto los llamados órganos críticos (órganos sanos que nos interesa reciban no más de una determinada dosis para no dañarlos: esófago, corazón, médula espinal, pulmón sano, etc) como los tejidos u órganos diana de cada caso (donde si nos interesa que se reciba una dosis tumoricida según cada caso: tumor pulmonar y ganglios mediastínicos afectados). A partir de aquí los encargados de hacer la mejor planificación posible serán los técnicos dosimetristas y los radiofísicos. Ellos deberán velar por que nuestra prescripción de dosis se ajuste de la mejor manera posible. Luego el radioncólogo debe supervisar junto con el radiofísico de que todo esté en orden y dará su visto bueno, o no, al tratamiento. Una vez acordado el plan, se validará y ya estará listo para comenzar el tratamiento.

El Tratamiento:

El primer día de tratamiento será un poco más largo que el resto de sesiones, pues estará presente el médico para ratificar que lo planificado se ajusta a la realidad. Se realizarán pruebas de imagen para verificarlo. Si hay alguna pequeña variación se ajustará ese día y se irá comprobando su estabilidad a lo largo de todo el tratamiento. Es también importante para facilitar el trabajo a todos que venga con ropa cómoda y fácil de quitar y esté en la mesa de tratamiento quieto, relajado y respirando con suavidad al igual que en la simulación. Notará como los técnicos de radioterapia le movilizan y hacen pequeños desplazamientos con la mesa. Ayudados por láseres y por los puntos de tatuaje conseguirán reproducir la postura es la que se encontraba cuando le simularon. Es importante que el paciente se deje hacer y no se mueva, pues así facilita el trabajo a los técnicos y encontrarán en menos tiempo la postura adecuada. Si todo lo verificado está bien seguirá con sus sesiones programadas y prosequirá su tratamiento normalmente.

Visitas durante el tratamiento:

Durante el tratamiento su radioncólogo le visitará semanalmente para ver su tolerancia. En esta visita deberá indicar cuanquier síntoma especialmente si está relacionado con su función respiratoria o con la deglución. Si aparece algún problema de toxicidad derivada de la radioterapia, el médico valorará si es necesario o no recibir algún consejo o tratamiento médico. La piel debe mantenerse limpia e hidratada, pero no debe aplicarse ninguna crema antes de las dos horas previas a la radioterapia. 

Fin de tratamiento:

Su médico valorará su tolerancia al tratamiento y le dirá la conducta a seguir en relación a consejos médicos y prescripciones médicas. Le proporcionará un informe con todos los datos del tratamiento aplicado y le emplazará a un seguimiento médico con los análisis o pruebas complementarias que considere oportunas.

Seguimiento:

Durante las visitas sucesivas su radioncólogo valorará tanto el estado de la enfermedad como la toxicidad a medio y largo plazo de la radioterapia. Las complicaciones aunque son infrecuentes pueden surgir. Las más importantes son la esofagitis rádica que puede dar lugar a una estenosis o estrechez del esófago y la neumonitis rádica. Si surge alguna de estas complicaciones tardías buscará un tratamiento adecuado. Si surgiera una recaída de su enfermedad, el radioncólogo es posible que le haga un seguimiento más estrecho y le indique la conducta a seguir.Les dejo con dos videos. El primero habla del cáncer pulmonar y sus tratamientos de una forma somera y clara por el Dr. Bueno. El segundo video es un pequeño reportaje sobre los tratamientos de cáncer pulmonar.

Por favor, valora el artículo

12 respuestas a «La radioterapia en el cáncer de pulmón»

  1. Muchas gracias Vicente por tu comentario y consideración. Espero que llegue de forma comprensible a los pacientes. Recibe un cordial saludo!!

  2. Doctora Virginia Ruiz, muy interesante y pedagógico su blog y a la vez los temas tratados son claros y concisos, ¡muchas felicitaciones! Tener un cáncer pulmonar en una etapa T2N2M0, ¿es sinónimo de muerte? o se tiene posibilidades de curarse y llevar una vida normal.
    Perdón por el atrevimiento de preguntarle.
    Gracias por su tiempo

  3. Hola Wilson: Muchas gracias por tu amable comentario sobre mi blog, pues mi intención con él es acercarme lo más posible al paciente y a que comprenda su enfermedad. Sobre tu pregunta, un cáncer de pulmón T2,N2,M0 no es sinónimo de muerte. En teoría es una enfermedad locorregional potencialmente curable. Sin embargo no sólo hay que fijarse en el estadio de la enfermedad, pues hay otros factores que comprometen la supervivencia: el tipo de tumor, el grado de agresividad, la respuesta a los tratamientos, el estado basal del paciente, etc, Espero haber respondido a tu pregunta. Un abrazo.

  4. Dra. Veo con agrado esta página que sirve de ayuda para quiénes vamos a tener sesiones de radioterapia, en mi caso al pulmón. Mi caso es específico, creo repetitivo a otros casos que he leído pero quisiera saber si podré seguir con mi vida familiar son mis hijos siendo que el menor tiene casi 3 años y la mayor 11, pero el menor está conmigo en todo momento, le dió papitis, no hay peligro para ellos porque me han programado para 30 sesiones de radioterapia ???
    Muchas gracias por la atención a esta pregunta.

    1. Estimado Denis. No hay ningún peligro. Abrace cuanto quiera y pueda a sus hijos y familiares que le aseguro que no les va a contagiar ni a poner en peligro porque usted no es radiactivo durante el tratamiento, tan sólo le administran radiación al tumor para eliminarlo. Un cordial saludo.

  5. Hola Buenas noches Dr.
    Mi esposo está en tratamiento de radioterapia por cancer del pulmón, sin embargo, decidimos parar las sesiones debido a la quemadura en su esofago y severa dificultad para ingerir liquidos y alimentos, ya tiene tres semanas sin las radioterapia pero aún le cuesta que baje el alimento, Gracias a Dios hemos podido avanzar un poco y ya come cremas y puede beber agua pero con igual dolor y dificultad. Tambien segrega mucha saliva y flema.
    Quisiera saber cuanto tiempo el va a seguir con el esofago quemado y que podemos hacer para acelerar su restauracion en el esofago.
    Gracias por su colaboración.

    1. Estimada Yelitza. La esofagitis es un problema para proseguir un tratamiento con radioterapia y se da en aquellos casos en los que el tumor o los ganglios están muy cerca del esófago. Normalmente dura alrededor de 2 ó 3 semanas tras la finalización de la radioterapia y su grado depende de muchos factores: dosis de radiación, volumen de esógafo irradiado, quimioterapia concomitante, estado nutricional o incluso radiosensibilidad del individuo. Para mejorar la esofagitis lo ideal es utilizar lubricantes antes de comer: sucralfato, acido hialurónico mucoadhesivo, etc. También puede ser útil administrar suplementos de glutamina que aunque parece que favorece la recuperación, hay literatura científica contradictoria al respecto. Un saludo.

  6. Muchas gracias por sus completos y acertados consejos. Lástima no haber visto su página antes de mi proceso. Me hubiera ahorrado mucha incertidumbre. Ya que antes de empezar mi radio de pulmón no me informaron ni de la mitad. A tres meses de terminar, comenté al radio oncólogo que me había afectado a una cuerda vocal, pues no llego a algún tono cuando canto. Sólo me preguntó si me dedicaba profesionalmente al canto. Le dije que no. Y no le dió mayor importancia. En los dos últimos TACs tras todo el tratamiento (la radiación fue en un ganglio mediastínico, previamente hubo neumoctomía derecha y mediastínica y quimio) sí que se evidencian pequeñas imágenes pleuroparenquimatosas en língula de aspecto cictricial en el lóbulo superior de mi pulmón izquierdo. Sé que algunos efectos secundarios llegan mucho después. ¿Cómo lo ve usted? ¿Pueden aumentar las atelectesias? Muchas gracias por su maravillosa labor.

    1. Estimada Carmen: Siento que tuviera que vivir con todas esas incertidumbres. Las imágenes que se ven en el TAC son residuales o cicatriciales y son absolutamente normales en su contexto. Los radiooncólogos medimos la cantidad de pulmón sano que puede recibir radiación para dañarlo lo menos posible y que usted no padezca una clínica que le impida llevar una vida normal. Salvo casos de radiosensibilidad extrema los cambios que comenta no suelen ir a más en el 90% de los casos. Un abrazo.

  7. Buenas noches, en marzo y después de 3 meses con afonía, le diagnostican a mi padre una gran recidiva de cáncer de pulmón. Hacia 3 años le habían realizado lobectomia en el mismo pulmón. En el anterior control de diciembre no se detectó nada. A raíz de diagnóstico mes y medio después, le dan tratamiento de 33 sesiones de radioterapia, de las cuales se dan 32 por una infección en vías altas. Ya antes de empezar la radioterapia, perdió apetito y al finalizarlo había adelgazado 20 kilos. La doctora de radioterapia en visitas no dió importancia a ninguno de sus síntomas ( cansancio extremo, flemas que no paraban, doir de noche y también bastante de día, pérdida de movilidad), achacando lo todo al tratamiento. El caso es que mi padre fallece en agosto 2 meses después de haber finalizado la radioterapia. El día anterior le realizan un scanner que determina que el tumor tuvo una gran progresión, llegando al corazón. Él llevaba 3 semanas con pies y tobillos muy hinchados, que también la doctora indicaba que como no caminaba apenas era por eso. Llevamos un disgusto terrible al saber su estado porque pensábamos que todo estaba controlado y que iba en vías de mejora. A día de hoy no hemos recibido informe alguno de su tratamiento de radioterapia y consecuencias finales de la enfermedad. Mi padre tenía 84 años cumplidos 18 días antes de morir, pero su deterioro fue enorme desde su diagnóstico. No sé si me puede indicar algo al respecto de por qué la radioterapia no hizo nada en su tumba, cuando he leído que es uno de los que andan más lento (carcinoma epidermoide). Disculpe por la extensión del escrito.
    Gracias.
    Saludos.

    1. Estimada Rosa María: El cáncer de pulmón es un tumor a día de hoy con una alta tasa de mortalidad a los 5 años del diagnóstico. El tratamiento de elección es la cirugía siempre que sea posible (piense que eso mantuvo vivo a su padre 3 años). Las recaídas, aunque sean tardías tienen un pronóstico más sombrío que el inicial. La radioterapia combinada con quimioterapia suele ser la mejor opción. Si no se puede administrar quimioterapia, se administra sólo radioterapia con la intención de parar la progresión del tumor. Desafortunadamente eso lo conseguimos en un número escaso de casos. Los tumores pulmonares suelen ser heterogéneos, es decir tienen células tumorales que crecen lentas, pero también puede haber que crezcan rápido y no respondan al tratamiento. Eso es independiente de la edad del paciente. La edad sólo añade fragilidad y una mayor probabilidad de complicaciones. Lamento el desenlace final y que en este caso apenas hubiera respuesta al tratamiento. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.