La radioterapia en el cáncer de recto 5/5 (3)

El cáncer colorrectal es cada vez más frecuente en los países occidentales, ocupando el segundo lugar en incidencia del total de tumores, representando un 10-15% de ellos. Al colon o intestino grueso lo dividimos anatómicamente en: colon ascendente, colon trasverso, colon descendente, sigma y recto. En esta parte final del intestino grueso actúa como reservorio del material fecal y gran parte de los tumores se originan en esta zona. La radioterapia junto a la cirugía juega un papel importante en los tumores de recto pues evita el riesgo de recaída o recidiva local. 

Los pacientes suelen presentar como síntomas más comunes: cambios en el ritmo deposicional (estreñimiento o diarrea no explicable por otras causas), sangre roja con las heces o dolor a la defecación y estrechez de las heces. El diagnóstico se obtiene mediante una colonoscopia y toma de biopsias. Una vez el paciente ha sido diagnosticado de un cáncer de recto caben básicamente dos estrategias de tratamiento:

  • Cirugía radical, mediante lo que se conoce como una resección anterior baja (extirpación de la porción de recto afectada junto a ganglios) o una amputación abdómino-perineal que conlleva a portar una bolsa de colostomía en los casos de tumores cercanos al ano. En función de una serie de factores de riesgo que serán analizados una vez extraído el tumor se valorará la necesidad o no de aplicar una radioterapia adyuvante o complementaria, de forma concomitante (a la vez) generalmente a quimioterapia.
  • Radioterapia preoperatoria. Esta estrategia se puede realizar en tumores no estenosantes, es decir, que no estrechen en demasía el recto y pueda en consecuencia, obstruirse en el transcurso del tratamiento. La radio-quimioterapia concomitante preoperatoria debe plantearse con la intención de reducir el tumor y posteriormente operar al paciente con más garantías, en cuanto se espera una menor tasa de recaídas con esta estrategia de tratamiento.

Voy a explicar ahora paso a paso cómo se aplica la radioterapia en el cáncer de recto.

La primera visita: 

En ella el radioncólogo le explicará en primer lugar si existe en función del tipo de cirugía aplicada y factores de riesgo o en el caso de los tratamientos preoperatorios, el estado del paciente; la indicación o no de hacer radioterapia. Normalmente nos guiamos por protocolos médicos bien establecidos, pero siempre pueden existir algunas circunstancias que contraindiquen la radioterapia.

Habitualmente en el cáncer de recto la radioterapia se administra como tratamiento adyuvante o complementario a la cirugía y puede hacerse antes o después de ésta (pre o post-operatoria). En ambos casos suele utilizarse de forma combinada y a la vez la quimioterapia.

La simulación: 

Si en el paso anterior se ha indicado la radioterapia, el especialista le emplazará a hacerse una simulación. La simulación consiste en hacerse una TAC-simulación que reproduzca lo más fielmente posible las condiciones en las que se va a tratar luego en la mesa de tratamiento. Para ello nos serviremos de algún sistema de inmovilización, en este caso un “belly-board” o cajón donde se deja caer la tripa en posición de prono (boca abajo). Para tener una referencia del ano o de la cicatriz perineal se colocará una marca radiopaca de referencia antes de hacer la TAC. Es posible que se le administre contraste por vía oral para visualizar mejor el intestino delgado.

“Belly-board”

 

Se procederá colocar al paciente de forma alineada y lo más estable posible y se procederá a hacer la exploración. Por fuera, la TAC dispone de unos láseres externos que se utilizan para marcar unas coordenadas sobre la piel que una vez finalizada la exploración le pintarán sobre él o se tatuarán en forma de pequeños puntos casi imperceptibles. Es importante que el paciente esté tranquilo y relajado durante este proceso que en total puede durar entre 15-20 minutos. Para agilizar el proceso es conveniente que lleve ropa cómoda y fácil de quitar. Es posible que al finalizar la exploración le tomen unas fotografías que también nos servirán de referencia.

Belly board

La Planificación:

Con las imágenes obtenidas en la simulación, su médico hará una prescripción de dosis en un volumen concreto. Este es un proceso personalizado de diseño de su tratamiento. Aquí el radioncólogo procederá a contornear en un planificador (ordenador específico para diseñar los haces de tratamiento y hacer los pertinentes cálculos de dosis de radiación) tanto los llamados órganos críticos (órganos sanos que nos interesa reciban no más de una determinada dosis para no dañarlos: intestino delgado, la vejiga, las cabezas femorales, etc) como los tejidos u órganos diana de cada caso (donde si nos interesa que se reciba una dosis tumoricida según cada caso: el tumor o el lecho tumoral y los ganglios vecinos y de la pelvis). A partir de aquí los encargados de hacer la mejor planificación posible serán los técnicos dosimetristas y los radiofísicos. Ellos deberán velar por que nuestra prescripción de dosis se ajuste de la mejor manera posible. Luego el radioncólogo debe supervisar junto con el radiofísico de que todo esté en orden y dará su visto bueno, o no, al tratamiento. Una vez acordado el plan, se validará y ya estará listo para comenzar el tratamiento.

El Tratamiento:

El primer día de tratamiento será un poco más largo que el resto de sesiones, pues estará presente el médico junto con los técnicos para ratificar que lo planificado se ajusta a la realidad. Se realizarán pruebas de imagen para verificarlo. Si hay alguna pequeña variación se ajustará ese día y se irá comprobando su estabilidad a lo largo de todo el tratamiento. Es también importante para facilitar el trabajo a todos que venga con ropa cómoda y fácil de quitar. En la mesa de tratamiento debe estar quieto y relajado como en la simulación. Notará como los técnicos de radioterapia le movilizan y hacen pequeños desplazamientos con la mesa. Ayudados por láseres y por los puntos de tatuaje conseguirán reproducir la postura es la que se encontraba cuando le simularon. Es importante que el paciente se deje hacer y no se mueva, pues así facilita el trabajo a los técnicos y encontrarán en menos tiempo la postura adecuada. Si todo lo verificado está bien seguirá con sus sesiones programadas y prosequirá su tratamiento normalmente. Generalmente se aplican sesiones diarias de lunes a viernes con una duración aproximada de 15 minutos. El número de sesiones a aplicar dependerá del fraccionamiento que elija el médico.

Visitas durante el tratamiento:

Durante el tratamiento su radioncólogo le visitará semanalmente para ver su tolerancia. En esta visita deberá indicar cuanquier síntoma especialmente si es relacionado con su piel, cansancio, dolor abdominal, diarreas o molestias al orinar. Si aparece algún problema de toxicidad derivada de la radioterapia, el médico valorará si es necesario o no recibir algún consejo dietético o tratamiento médico. La piel debe mantenerse limpia e hidratada, pero no debe aplicarse ninguna crema antes de las dos horas previas a la radioterapia. No dude en preguntar ante cualquier síntoma relevante.

Fin de tratamiento:

 

Su médico valorará su tolerancia al tratamiento y le dirá la conducta a seguir en relación a consejos médicos y prescripciones médicas. Le proporcionará un informe con todos los datos del tratamiento aplicado y le emplazará a un seguimiento médico con los análisis o pruebas complementarias que considere oportunas. Este seguimiento puede ir alternado con el de otros especialistas.

Seguimiento: 

Durante las visitas sucesivas su radioncólogo valorará tanto el estado de la enfermedad como la toxicidad a medio y largo plazo de la radioterapia. Las complicaciones aunque son infrecuentes pueden surgir. Las más importantes son la enteritis rádica y la cistitis rádicaSi surge alguna de estas complicaciones tardías buscará un tratamiento adecuado. Si surgiera una recaída de su enfermedad, el radioncólogo es posible que le haga un seguimiento más estrecho y le indique la conducta a seguir.

Les dejo con un video del oncólogo radioterápico el Dr. Javier Aristu de la Clínica Universitaria de Navarra, en el que explica el tratamiento del cáncer de recto.

Por favor, valora el artículo

22 respuestas a «La radioterapia en el cáncer de recto»

    1. Estimado Ricardo. Sólo nos permitimos eso en tumores muy pequeños y localizados. En la mayoría de casos se suele dar radioterapia y seguidamente operar.

  1. He quedado con Proctitis por radiacion desde 05-2018, estoy poniendome enemas de Sucraxol, disminuyendo el sangrado, pero todavia tengo mucosa sanguinolenta. Por favor que me aconseja

    1. Estimada María: El tratamiento es correcto, pero si no mejora y sigue sangrando se pueden hacer enemas con antiinflamatorios (Claversal) o con corticoides (Synalar rectal). Si con ello no se consigue mejorar un digestólogo tendrá que mirar de coagular con endoscopia. Saludos.

  2. Hola mi hijo ya terminó 5 semanas de rayos y quimio no tuvo ningún síntoma pero tuvo un sangrado importante ala semana de terminar el tratamiento fue ese sólo día. Pero ahora tiene muchísimo dolor en el recto y se calienta mucho la zona es normal

    1. Estimada Graciela: El punto álgido de los efectos del tratamiento es en la finalización del tratamiento. Aunque no es habitual sangrar, puede ocurrir de forma puntual. Notar escozor o molestias al ir al baño forma parte del proceso que poco a poco mejorará y desaparecerá. Podéis consultar con vuestro médico y os dará el tratamiento oportuno para aliviarle esos síntomas. Un saludo.

    1. Estimada Juani: ¿Podrías ser más concreta? No es habitual que con 3 sesiones se note gran cosa, salvo algo de cansancio si acaso. Si a la vez te están dando algún tipo de quimioterapia pregunta a tu médico por los síntomas que presentas pues puede ser atribuible a ello. Un saludo.

  3. Hola. Mi marido fue diagnosticado con cáncer colorrectal. El tumor está alojado a 2 cm del ano y se extiende 18 cm. Le indicaron iniciar con radioquimioterapia para remitirlo y eventualmente operar. ¿Qué posibilidades hay de que remita, teniendo en cuenta el tamaño? ¿No existe ninguna otra técnica preparatoria para que se lo saquen mediante cirugía y no quede con colostomia para siempre? ¿Con cirugía plástica no es posible una reconstrucción, con un by-pass x ejemplo?

    1. Estimada Paula: Por la localización tan cercana al ano y la extensión del tumor que apuntas va a ser difícil realizar una cirugía no mutilante. La radioquimioterapia concomitante trata de reducir al máximo el tamaño del tumor. Se ha visto que en esa secuencia de tratamientos hay una notable reducción en la mayoría de los casos y los resultados en cuanto a recaídas son muchos mejores que operando de entrada. En estos momentos no es posible mediante cirugía reconstructiva poder conseguir una función esfinteriana adecuada del ano en este caso. Un saludo.

  4. Mi mamá fue diagnosticada de un cáncer de recto. La tratan con mitomicina C y fluororacilo. La primera semana fue concomitante con Radioterapia. Ahorita va a estar con radioterapia, pero ha tenido problemas para evacuar. Le hemos dado leche de magnesio y bisacodilo para ver si puede hacer mejor sus deposiciones, pero se le dificulta. ¿Hay algo más qué podamos hacer? La oncóloga radioterápica dice que si no puede le tocará hacer una colostomia. No sé que tan conveniente es ya que comenzó tratamiento con quimio y radioterapia. No sé que se puede hacer para evitar quemaduras o lesiones que pueden producir la radioterapia. Muchas gracias.

    1. Estimada Jenny: Deduzco por sus palabras que su madre tiene dificultades para evacuar, probablemente debido a un problema mecánico u obstructivo. Algunos tumores de recto son muy estenosantes o estrechos y con la quimioradioterapia puede inflamarse la región tratada, lo cual añade estrechez al paso de las heces. Lo ideal es mantener una dieta laxante, pero sin excesivo residuo ya que éste puede causar una especie de tapón que dificulte aún más la situación. Hay veces que se puede colocar un stent para abrir paso y otras no hay más remedio que hacer una colostomía transitoria o paliativa (llamada en cañón de escopeta) que se puede revertir al completar el tratamiento oncológico. Esperemos que no sea necesario y que en pocas semanas la reducción de tumor con los tratamientos abra paso y pueda evacuar sin problemas. Un saludo.

  5. me han diagnosticado cáncer de colon y el doctor me dijo que el tumor es pequeño y localizado, me mando sesiones de radioterapia, y me dijo que si no se quema el tumor hay que operar, pero me da miedo operarme , ya he escuchado que si se opera se pasa a otros lugares … es cierto eso… o es segura la operación? esta bien el tratamiento que sigue el doctor ? gracias

    1. Estimado Gabriel: Entiende que con la información que me aportas no puedo establecer un juicio sin temor a equivocarme. Te aconsejo que confíes en tus médicos, ellos conocen mejor que nadie tu caso y aconsejarán sobre lo que es mejor para ti. El tratamiento más curativo hoy por hoy del cáncer colorrectal sigue siendo la cirugía y no es cierto que por operarse se pase la enfermedad a otros sitios. Tan sólo existe ese riesgo en tumores grandes que se rompen duante la intervención accidentalmente. Ello es altamente infrecuente. Un saludo.

  6. Hola, primero felicitarte y agredecerte por tu web.
    A mi hermana le han diagnosticado cáncer colorrectal estadio 1. Le han prescrito quimio y radio y después cirugía. Lleva fatal el tema de la bolsa y me gustaría saber si hay algún cirujano/a en España que esté haciendo algo novedoso en este sentido para evitarlo. He leído algo sobre MD Anderson en Madrid.
    Hay alguna dieta recomendada para aliviar molestias, mi hermana apenas tiene apetito y todo le sienta mal…
    Mil gracias

    1. Estimada Nieves: La quimioradioterapia tiene como objetivo reducir el tumor, mejorar el control local de la enfermedad y evitar las recaídas. La bolsa de colostomía es mandatoria en tumores cercanos al ano, pero éste puede preservarse en los tumores de recto medios y altos. Sobre dieta se recomienda realizar una dieta más bien astringente y suave por el riesgo de diarreas, así como evitar alimentos flatunetos. Un saludo.

  7. Hola mi padre esra diagnosticado con cáncer colonrectal y debe hacerse radio y quimio al mismo tiempo consulta ¿ Hay algún riesgo de que esté cerca de él ya que me encuentro embarazada?

    1. Estimada Martina: No hay ningún riesgo en absoluto. Es al paciente al que se irradia y éste no se vuelve radiactivo. Así que tranquila que no hay peligro alguno. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.