Cineterapia Oncológica: Otoño en Nueva York. EEUU. Joan Chen 2000

“Otoño en Nueva York” narra una típica historia de amor prohibido e imposible entre la joven estudiante de arte Charlotte (Winona Ryder) y del apuesto galán-mujeriego y propietario de un famoso restaurante Will (Richard Gere). Son dos personas muy diferentes por edad, clase social y personalidad. La película transcurre en un marco incomparable y en múltiples ocasiones filmado como es Nueva York. Lo hace en una de las estaciones, el otoño, que bajo mi punto de vista hace a la ciudad más majestuosa si cabe, con esos tonos anaranjados-marrones que tiñen los árboles del Central Park. Como fue rodada a finales de los 90, todavía puede verse el “skyline” de antaño con sus Torres Gemelas que poco después fueron tristemente desaparecidas. También hace aparición la fiesta de “Halloween”, la nieve y la Navidad con su pista de hielo incluída en el Rockefeller Center. Me ha traído gratos recuerdos de la ciudad que nunca duerme.

Sobre este escenario descrito de Nueva York transcurre la narrativa. Parece que dicha relación se convierte en una más de las innumerables conquistas o aventuras amorosas de nuestro arquetípico guaperas y seductor protagonista. Sin embargo, algo se transforma cuando ella le cuenta que padece un cáncer en fase terminal, un neuroblastoma (se hace raro ver este tipo de tumor en una joven, pues es típicamente un tumor infantil) que se ha hecho resistente a todo tipo de tratamientos. Will entonces inicia un cambio paulatino en su percepción de la vida y del amor. Surge su cara humana e inicia una gesta en busca de una posible intervención quirúrgica que le salve la vida “in extremis”. Charlotte es muy consciente de su situación y trata con todas sus fuerzas de cumplir con el deseo de vivir una gran aventura de amor antes de enfrentarse a su final.

Quizás no sea una gran película cinematográficamente hablando, pues a veces cae en tópicos melodramáticos demasiado manidos. Sin embargo el entorno, la banda sonora y la historia tienen una belleza dignas de ser contadas.

Por favor, valora el artículo

Cineterapia oncológica: Quédate a mi lado, EEUU, Chris Columbus 1998 4.88/5 (17)

Quédate a mi lado es una película estadounidense de comedia-drama, dirigida por Chris Columbus y estrenada en 1998. Las protagonistas son Julia Roberts y Susan Sarandon. Isabel es una fotógrafa de moda que sólo piensa en su carrera pero que también se ve en la obligación de ocuparse de los hijos de su novio y compañero Luke: su hija Anna de doce años y su hijo Ben de siete.

Isabel intenta que los hijos de él se encuentren cómodamente junto a ella, pero no lo consigue, más con Ben que con Anna. A esto también se le añaden las continuas disputas entre ella y Jackie, la madre biológica, que considera que es superior en todo. Ella le reprocha todo ya que cree que Isabel es la culpable de haberle robado su matrimonio, pero cada vez Jackie se encuentra más débil a causa de un tumor que tiene y no puede atender a todas las cosas que requieren sus hijos, por lo tanto, Isabel se tiene que ocupar más de los niños y a consecuencia de esto pierde su trabajo. Al final las dos están condenadas a entenderse y van encontrando un equilibrio hasta que al final se hacen amigas, Jackie sabe que va a morir de cáncer y decide explicarle un poco el pasado de sus hijos, ya que ella se hará cargo de su futuro.

La película está dedicada a la memoria de Irene Columbus, la madre del director, quien en el año anterior a la película murió de cáncer. La canción que canta Isabel a Ben en el hospital es “If I needed you”, que fue publicada por Lyle Lovett (ex esposo de Julia Roberts) en su álbum de 1998 Step inside this house. La hija de Chris Columbus, Eleanor, aparece como la niña pequeña de las clases de ballet, pero no sale en los créditos. Ain’t no mountain high enough“, canción incluida en la banda sonora de la película, es una colaboración de Marvin Gaye y Tammi Terrell, quien falleció en 1970 a causa de un tumor cerebral.

La película completa sólo la he podido encontrar en inglés en You Tube. También os doy el enlace para descargarla en castellano. Resulta realmente emotiva la escena final (subtitulada al español) de la película, en la que Jackie prepara a sus hijos para que asuman, en un previsible corto futuro, el duelo lo mejor posible con mensajes muy contundentes y trascendentes. La canción “Ain’t no mountain high enough” me retrotrae a felices épocas pasadas y resulta muy inspiradora para superar los trances difíciles.

LETRA: Ain’t no mountain high enough
 

Por favor, valora el artículo

Cineterapia oncológica: Crazy Sexy Cancer. EEUU, Kris Karr 2007.

Bajo este título tan sugerente y original: Crazy Sexy Cancer (la traducción más o menos vendría a ser Cáncer Loco y Sexy) su autora y protagonista Kris Carr actriz, fotógrafa y directora, nos narra en formato documental y de forma autobiográfica su vivencia desde el diagnóstico hasta su evolución de su raro cáncer: un hemangioendotelioma epiteliode. Se trata de un cáncer vascular muy infrecuente que desarrolló en hígado y pulmones. Todo un diario, un trabajo de búsqueda incansable y un viaje en busca del mejor oncólogo, el mejor tratamiento, entre la medicina alopática y las medicinas alternativas, entre la duda y la esperanza, con una dosis de optimismo que acaba transformándose en algo más que una película de una mujer con cáncer. Es importante decir, para no llevarse a equívoco de que se trata de un cáncer muy raro, de una agresividad intermedia y que habitualmente son pacientes largos supervivientes.
Fue diagnosticada el día de San Valentín del año 2003 y tras encontrarse estable de su enfermedad todos estos años, concluye que el cáncer le ha dado el verdadero sentido a su vida. Lo explica muy bien en su blog  http://kriscarr.com (en inglés):

Bienvenidos a mi Reino digital. Soy Kris Carr, colaboradora del New York Times, activista del bienestar y luchadora contra el cáncer. Y me apasiona … USTED. Este es mi espacio del alma donde comparto mis experiencias y reflexiones, a través de notas de amor y videos sobre las plantas. Apasionada de la vida, la salud, la felicidad, el descaro, la espiritualidad, la compasión y todas las cosas locas y sexys. 
Loc@: Fuera de lo convencional, que cambia el juego, pioner@Sexy: Empoderad@, enter@, viv@, despiert@.
Mi historia de fondo y por qué diablos sé una cosa o dos … En el Día de San Valentín en 2003, me diagnosticaron una etapa muy rara e incurable (aunque afortunadamente de crecimiento lento) de cáncer. Este whisky tango foxtrot del momento (que es la jerga militar) provocó un profundo deseo de dejar de retener y empezar a vivir. ¡Como lo digo, en serio! Quería sentirme mejor, amar más y disfrutar de mi vida más plenamente. Así que salí a la carretera en una peregrinación hacia una curación profunda y nunca miré hacia atrás. Diez años más tarde, mi vida es verdadera, con locura mágica, incluso con el cáncer. Si puedo lograr eso, ¡imagínense lo que puede hacer usted!Lo que aprendí transformó mi vida para siempre. Ahora se puede transformar la tuya. Mi viaje ha provocado una revolución del bienestar global que ha resonado con bienestar, riqueza espiritual y buscando la felicidad. Las Cheerleaders “Babes CanSer” y “La prevención es caliente” han acudido a mis libros y charlas para aprender a verse y sentirse mejor, bajar de peso, reducir el estrés y el sufrimiento, tener más energía y nutrir su espíritu. Incluso Oprah Whinfrey se entusiasmó con la revolución “Crazy Sexy”.Mi llamada de atención me animó a hacer una actualización de mi estilo de vida total por dentro y por fuera. Me enseñó cómo escuchar a mi guía interior brillante, me trajo de vuelta a la naturaleza (mi iglesia), el jardín y la cocina (mis farmacias), y me conectó más profundamente con las personas y animales que ponen el corazón en llamas. Me enteré de una densidad de nutrientes, las plantas, apasionados de las reglas de la dieta. Entendí que la dieta americana estándar destruye (todo), que el estrés chupa (toda la vida-fuerza), el ejercicio no es negociable (grande para tu cabeza, el corazón, las células y tus nalgas), la alegría es absolutamente contagiosa, y la diversión debe ser tomada muy en serio.

He escrito 5 libros e hice una película: Crazy Sexy Cancer que fue premiada. Tal vez una de mis golosinas será la adecuada para usted. ¡Vamos a hacer un recorrido!
Puedes seguir mi viaje desde el diagnóstico del cáncer de hermosa, el amor “a gogó” que se vive en mi documental Crazy Sexy Cancer.

Obtener una ración semanal de amor y sabiduría que cambiará tu vida … Oh la la.¡Me encantaría conocerte!Los mejores lugares para conectarse conmigo están en los comentarios de mi blog o mensajes de vídeo o en Facebook y Twitter.
Como un soldado de a pie irreverente en la lucha contra la enfermedad, Kris inspira innumerables personas para hacerse cargo de su salud y felicidad mediante la adopción de una dieta apasionada, la mejora de las prácticas de estilo de vida, y aprender a vivir y amar como tú en serio. Su lema: ¡Hacer zumo no la guerra!”
Confieso que es una película diferente, fresca y de las que no te deja indiferente. Lo mejor sin duda: Sus tremendas ganas de vivir y hacer de su vida algo grande. Os dejo aquí el trailer de la película.



Por favor, valora el artículo

Cineterapia oncológica: El Doctor (Randa Haines 1991)

He imaginado una sección que he tenido a bien llamar “CINETERAPIA ONCOLÓGICA”. Con ello quiero compartir películas que pueden ayudarnos a acercarnos a la realidad del cáncer, pero desde un punto de vista positivo y real,  aunque haya tintes de fantasía en algunas de ellas.

Me inicio con “El Doctor” de Randa Haines (EEUU). Corría el año 1991. Ese mismo año empecé mi residencia de Oncología Radioterápica y recuerdo que entonces fui a verla. La recuerdo muy bien. William Hurt encarna de forma magistral a un excelente cirujano torácico, el Dr Jack MacKee, que vive en un pedestal frío, déspota y distante a los pacientes. Un buen día esta ÉL se convierte en paciente. Le diagnostican un cáncer de laringe que es inicialmente tratado con Radioterapia. Le toca entonces beber de su propia medicina: esperas, trámites burocráticos, sensación de vulnerabilidad, falta de intimidad, pruebas equivocadas, etc. y se produce el MILAGRO: cambia, se humaniza, se reencuentra y comprende de verdad de cuál debe ser su papel como médico. Un verdadero RENACIMIENTO.

Hoy la he vuelto a ver y reconozco que me ha emocionado, igual que hace 20 años. La tecnología ha cambiado, pero los dilemas éticos no y el encuentro con el verdadero sentido de la vida tampoco. Son valores universales que permanecen hoy día. Es una excelente autocrítica.

Os la prescribo encarecidamente a todos. Espero que la disfrutéis.

Por favor, valora el artículo