¿Qué es y para qué sirve una PET-TAC? 4.88/5 (100)

La  PET (de las siglas en inglés de Positron Emission Tomography) o Tomografía por Emisión de Positrones, es una exploración no invasiva de diagnóstico por imagen e investigación “in vivo” que es capaz de medir la actividad metabólica del cuerpo humano y que se realiza en un servicio de Medicina Nuclear. Al igual que el resto de técnicas diagnósticas en Medicina Nuclear, la PET se basa en detectar y analizar la distribución en tres dimensiones que adopta en el interior del cuerpo un radiofármaco de vida media ultracorta administrado a través de una inyección intravenosa. Según qué se desee estudiar, se usan unos u otros radiofármacos.

La imagen se obtiene gracias a que los tomógrafos son capaces de detectar los fotones gamma (radiaciones naturales producidas por el radiotrazador) emitidos por el paciente, es decir, que detectan la distribución anatómica de ese radiotrazador y obtienen una imagen de cuerpo entero. Existen varios radiofármacos emisores de positrones de utilidad médica. El más importante de ellos es el radiotrazador llamado Fluorodesoxiglucosa (18FDG). Gracias a él tendremos la posibilidad de poder identificar, localizar y cuantificar, a través de un indicador conocido como SUV (Standardized Uptake Value) el consumo de glucosa en los diferentes tejidos. La utilización de este radiotrazador 18FDG en los procesos neoplásicos está basado en el hecho de que en el interior de las células tumorales se produce un metabolismo fundamentalmente anaerobio que incrementa la expresión de las moléculas transportadoras de glucosa. La 18FDG sí es captada por las células pero al no poder ser metabolizada, sufre un “atrapamiento metabólico” gracias al cual se obtienen las imágenes con las captaciones de esos tejidos.

Así, la PET nos permite estimar aquellos focos de crecimiento celular anormal en todo el organismo, en un solo estudio de cuerpo entero y por tanto nos permitirá conocer la extensión de la enfermedad. Sirve además para evaluar en estudios de control la respuesta al tratamiento, al comparar el comportamiento del metabolismo en las zonas de interés entre dos estudios.

Para el paciente la exploración no es molesta ni dolorosa. Se debe consultar en caso de mujeres lactantes o embarazadas. Se debe acudir en ayunas de 4-6 horas, evitando el ejercicio físico en el día previo a la exploración y sin retirar la medicación habitual. La hiperglucemia (exceso de glucosa en sangre) puede imposibilitar la obtención de imágenes adecuadas, obligando a repetir el estudio posteriormente.Tras la inyección del radiofármaco, el paciente permanecerá en una habitación en reposo. La exploración tiene una duración aproximada de 30-45 minutos.

Esta técnica de imagen es una buena arma para la detección precoz de tumores. Además, posibilita que se planifique el tratamiento más adecuado desde el principio, aumentando las posibilidades de éxito. Habitualmente se realiza hoy en día una PET-TAC, es decir que se fusionan las imágenes funcionales del PET con una TAC que se hace al mismo tiempo o se fusionan ambas imágenes.

Esta prueba diagnóstica está indicada en Oncología (no en todos los casos ni en todos los tumores). Sus objetivos fundamentales son:

  • Hacer un diagnóstico inicial
  • Observar la extensión inicial de la enfermedad 
  • Objetivar la respuesta a los tratamientos
  • Afinar más en los campos de tratamiento de radioterapia
  • Detectar sospechas de recaída de enfermedad

Por favor, valora el artículo

Modalidades de tratamiento III

Como no podría ser de otra manera, las nuevas tecnologías han irrumpido en nuestra especialidad de una forma muy notoria. Podríamos decir que como en las cámaras digitales se han ido aumentando los píxeles para dar una imagen HD (High Definition), nosotros no podíamos ser menos y nos hemos apuntado al carro de la “High Definition Radiotherapy” o Radioterapia de “Alta Definición”. Si los lectores bucean por este mundo en internet se encontrarán con un sifín de siglas casi impronunciables e ininteligibles para la mayoría de los mortales. Trataré de dar un glosario con aquellas técnicas de radiación externa de las que en la actualidad ya se habla y para que a partir de ahora no les suene a “chino”.
Radioterapia conformada 3D:
Es la que más comúnmente utilizamos los radioterapeutas. Gracias a la integración en la Simulación del TAC y su fusión con otros métodos diagnósticos como la RMN o el PET-TAC, a los Sistemas de Planificación en 3 dimensiones y al Acelerador Lineal de Electrones con colimadores multiláminas, se ha desarrollado un avanzado proceso por medio del cual el tratamiento se amolda de manera bastante precisa al volumen tumoral. 
 
 IMRT: (Intensity Modulated Radiation Therapy)

Es la Radioterapia en Intensidad Modulada y permite que la dosis de radiación se conforme con mayor precisión a la forma tridimensional (3-D) del tumor mediante la modulación (o el control) de la intensidad del haz de radiación en varios volúmenes pequeños. La IMRT también hace posible enfocar dosis más altas en regiones dentro del tumor, al tiempo que se mínimiza la exposición a la radiación en las estructuras fundamentales circundantes normales. El tratamiento se planifica cuidadosamente con la ayuda de imágenes tridimensionales de tomografía computada (TAC) o imágenes de resonancia magnética (RMN) del paciente, al igual que en el caso anterior, junto con cálculos de dosis para determinar el patrón de intensidad de dosis que mejor se adapte a la forma del tumor. En general, las combinaciones de múltiples campos de intensidad modulada provenientes de distintas direcciones de haz producen una dosis de irradiación individualizada que aumenta al máximo la dosis al tumor, a la vez que minimiza la dosis para los tejidos normales adyacentes. Debido a que con IMRT la proporción de dosis al tejido normal respecto a la dosis al tumor se reduce al mínimo, se puede administrar dosis de radiación más altas y eficaces y sin peligro a los tumores, con menos efectos secundarios en comparación con las técnicas de radioterapia convencional. Debido a su complejidad, la IMRT, comparada con la radioterapia convencional, requiere tiempos un poco más largos de tratamiento diario, planeamiento adicional y controles de seguridad antes de que el paciente pueda comenzar el tratamiento.
 
IGRT: (Imaging Guided Radiation Therapy)

La radioterapia guiada por imágenes (IGRT), consiste en el uso frecuente de imágenes durante un curso de radioterapia para mejorar la exactitud en la entrega de radiación durante el tratamiento. En la IGRT, los Aceleradores Lineales de Electrones vienen equipados con tecnología de imágenes para que el radioncólogo pueda tomarlas antes o durante el tratamiento, mientras el paciente está en su posición natural de tratamiento. Esas imágenes obtenidas son comparadas con las realizadas durante el proceso de simulación llamadas RDR o Radioimagen Digital Reconstruida. Si fuera necesario, se realizan aquellos cambios necesarios en la posición del paciente y/o en el haz de radiación para ser más precisos y evitar el daño al tejido circundante. Para la IGRT puede utilizarse TAC, RMN, PET, Ecografía o Imagen Portal (parecido a una radiografía). Para hacer una buena IMRT se precisa de una buena IGRT.

Radiocirugía esterotáxica:

La radiocirugía estereotáxica es una modalidad de tratamiento que se utiliza a nivel craneal y consiste en la administración de una Alta Dosis de Radiación en un volumen muy concreto, muy delimitado y definido radiológicamente por TAC y/o RMN cerebral, utilizando haces finos de radiación, mediante múltiples campos convergentes, conformados y que proporcionan un alto gradiente de dosis, evitando la irradiación innecesaria del tejido cerebral adyacente. Es una técnica incruenta, poco agresiva, que no requiere hospitalización y es susceptible de ser utilizada en los pacientes no candidatos a cirugía por edad, estado general o neurológico, o localizaciones anatómicas no accesibles técnicamente o con proximidad a áreas elocuentes.
SBRT: (Stereotactic Body Radiation Therapy)
La radiocirugía estereotáxica fraccionada Extracraneal, es una forma de radioterapia sumamente precisa, inicialmente desarrollada para tratar tumores pequeños del cerebro y anomalías funcionales del cerebro. Los principios de la SBRT, o sea la radiación de alta precisión con un margen de error de solamente uno o dos milímetros, están siendo usados en la actualidad para el tratamiento de tumores fuera del cráneo o extracraneale. Se trata de un procedimiento no quirúrgico que entrega radiación sumamente enfocada en dosis mucho más altas, y en solamente unas pocas fracciones de tratamiento. Este tratamiento es posible gracias al desarrollo de tecnologías de radiación altamente avanzadas que permiten la entrega de dosis máximas dentro del blanco, mientras se reducen al máximo la dosis que recibe el tejido sano circundante. El objetivo es administrar dosis que destruyan el tumor y logren un máximo control local. Precisa como es lógico de una buena IGRT. 

 – DART: (Dynamic Adaptative Radiation Therapy)
Es el último grito en técnica de radiación, pasando ya al 4D: Es la Radioterapia Adaptativa Dinámica. Viene a ser una progresión natural de la convergencia de la IMRT, IGRT y orientación dosis. La DART coloca la mejor planificación y herramientas de tratamiento al alcance del clínico a través de un entorno totalmente integrado en Oncología Radioterápica. La adaptación dinámica se puede realizar usando los niveles existentes dentro de las ventanas normales de tratamiento para una eficiencia óptima. DART permite a los médicos evaluar de forma muy fiel, la información de los pacientes, adaptar la estrategia de tratamiento de forma inmediata y administrar la dosis en sitios específicos de la enfermedad con herramientas especialmente diseñadas. La DART ayuda a mantener los tratamientos en el blanco, teniendo en cuenta los cambios en el tamaño del tumor, los movimientos diarios y variables del paciente, etc.

Por favor, valora el artículo