Los cerezos en flor 5/5 (7)

Querido amigo:

La naturaleza con sus cambios estacionales era una de tus pasiones, junto al dibujo, el arte o los paseos en bicicleta. Revisando estos días tus mensajes me encontré con esta instantánea de los cerezos en flor, majestuosos y llenos de su propio esplendor primaveral, invitándome así a acercarme en esa época del año al Valle de las Caderechas para disfrutar de ese sublime despertar. Queda así apuntado en mi libreta de visitas pendientes y te aseguro que cuando los vea, me acordaré con cariño de ti.

Ahora, un retrato mío dibujado por ti preside mi despacho. Hace una semana que partiste y ese dibujo se ha convertido en algo más que un simple retrato. Tenerle ahí significa que tu recuerdo sigue vivo aunque ya no estés, representando un digno homenaje a tu figura. Cada vez que me pregunte alguien por él te recordaré con una cálida sonrisa.

A lo largo de estos años que nos ha tocado convivir con la enfermedad hemos andado una montaña rusa de emociones y reencuentros. Aún así, en los momentos en los que la angustia se instalaba en tu cuerpo, he admirado profundamente tu fuerza y ganas de avanzar pese a la adversidad.

No es fácil ser paciente y médico. Tampoco lo es para el que porta la bata blanca y le toca hacer el papel de oncólogo de un compañero. Puede resultar extraño, pero quizás desde este lado me siento reflejada en un espejo de vulnerabilidad que muchas veces inconscientemente no deseo contemplar. Supiste ser y estar a la altura de las circunstancias. Siempre me demostraste tu confianza y cercanía. Nunca salió una mala palabra de tu boca aunque procediera, ni siquiera cuando los renglones se escribían empecinadamente torcidos.

Tu entrañable familia ha estado contigo acompañándote en este viaje final. Celebro que te hayas despedido bien y rodeado del cariño de los tuyos en todo momento. Ellos me han demostrado su gratitud. Sólo puedo decir que traté de hacer las cosas lo mejor que supe. Quizá sea yo quien tiene que darte a ti las gracias por la entereza, el afecto y respeto que siempre me has demostrado.

Soy incapaz de olvidar ese gesto de alegría al verme durante tu ingreso, tus apretones de mano y tus abrazos. Esos son auténticos regalos que he tenido el privilegio de recibir de ti. Te aseguro que no los olvidaré, al igual que esos sublimes cerezos en flor de Las Caderechas.

Hasta siempre. Un abrazo.

 

Por favor, valora el artículo

Siete años recordándote 5/5 (12)

Querido F:

¿Sabes? En ocasiones, el significado etimológico de las palabras te sorprende. He leído que la palabra recordar proviene del latín “recordare”. “Re” es un prefijo que significa “de nuevo” y “cordare” proviene a su vez de la palabra “cor” o “cordis” que significa “corazón”. Llevo así siete años recordándote, repasando los pensamientos sobre el corazón.

Continuar leyendo “Siete años recordándote 5/5 (12)

Por favor, valora el artículo

La divinidad de lo humano 4.92/5 (12)

Querido Felipe:

Apenas quedan ya días de verano en Burgos. Las nubes, el aire y el color de algunas de las hojas de los árboles presagian un anticipo del otoño. Ya empezamos a notar ese fresco mañanero en las mejillas, ese que acaba colándose bajo la ropa, invitando a ponernos esa chaquetilla a la que tanto e inútilmente me resisto.

Continuar leyendo “La divinidad de lo humano 4.92/5 (12)

Por favor, valora el artículo

Te diré sólo cosas bonitas 5/5 (6)

Querido Carles:

Un primero de Junio de 2017 la enfermedad decidió que era ya momento de partir, cuando paradójicamente en ese mes celebramos y concienciamos sobre lo conseguido en la supervivencia del cáncer. En tu última columna del Diario “Ara” comentabas la importancia de arreglar cuentas con uno mismo y decirse cosas bonitas. Continuar leyendo “Te diré sólo cosas bonitas 5/5 (6)

Por favor, valora el artículo